Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

“Estoy muy bien y contenta. Ha sido un cambio no tan drástico que me ha ayudado mucho. Básicamente lo que hicieron con mi nariz fue corregirle una curvatura que tenía, algo sutil. Mientras que con el aumento del busto, pasé de copa A, a una B, algo bonito y delicado que se ve natural. Todavía estoy hinchada pero cuando me veo al espejo siento que tengo más simetría con el cuerpo y la ropa me luce más”, reveló la enfermera de 25 años.


💬Ver 0 comentarios