Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Con el poder de su mente, el mago Reynold Alexander (izq.) dice que doblará cucharas y predecirá las acciones de los espectadores. (horizontal-x3)
Con el poder de su mente, el mago Reynold Alexander dice que doblará cucharas y predecirá las acciones de los espectadores. (Juan Luis Martínez Pérez)

Todo puede que tenga una explicación racional. Pero ante tus ojos, el reconocido mago puertorriqueño Reynold Alexander te hace ver una realidad que va más a allá de la sorpresa, una en la que parte de la magia es sugestionarte para que creas lo que él quiere que veas.

Es lo que pretenden el famoso ilusionista y sus invitados, Víctor “El Mentalista” y el mago Hansel Kreutzberger, con el nuevo espectáculo “Demente”, que se presentará en el Centro de Bellas Artes (CBA), en Santurce, desde el viernes 8 de junio, y en el que prometen utilizar el poder de la mente para crear un espectáculo único.

“El mentalismo es una rama de la magia, como lo es el ilusionismo –cuando desapareces a una persona, la cortas por la mitad o haces que levite-, que es a lo que me he dedicado la mayor parte de mi carrera. Pero ahora utilizo el mentalismo, el poder de la mente y de la hipnosis, así como la lectura del lenguaje corporal, para desarrollar un sexto sentido. O como dicen, usar los cinco sentidos para dar la impresión de un sexto”, explica el mago, mientras destaca que eso lo ayuda a predecir y “leer” las reacciones de las personas.

Es, también, por ejemplo, lo que hace uno de sus invitados, Víctor “El Mentalista”, quien de inmediato se pone en acción para “demostrar que las decisiones que tomamos a diario creemos que son libres y no siempre lo son”.

Para probarlo, muestra cuatro dibujos y explica que recuerdan momentos y situaciones de la infancia. En las imágenes, hay unas canicas, un juego de la Peregrina, un globo rojo y unos columpios. Pide a su interlocutora que seleccione una de las cuatro imágenes, sin mencionar cuál es.

Inmediatamente, invita a seleccionar una segunda y luego una tercera. Finalmente, pide que ponga un lápiz sobre la última imagen seleccionada y al hacerlo en los columpios dice que “tenía que ser esa imagen” y que él lo sabía de antemano. De hecho, saca un cartón donde estaba escrita la palabra columpio. (Podría darle algunas explicaciones de cómo lo adivinó, pero entonces se perdería la magia).

Lo hace más complicado. Pide que le diga el primer número que viene a la mente. Se le dice el 5, pero pide otro. Esta vez, es el 10. Pregunta si se quiere cambiar, y al decirle que no, muestra otro cartón con el número 510.

La risa nerviosa es un escape cuando no tienes formas de descifrar cómo lo hizo. Lo mismo pasa cuando pide que pienses en un lugar del mundo que quieras visitar y “adivina” que el destino elegido es Marruecos, luego de que le has dicho el nombre del país. Para probarlo, te muestra la pantalla de un teléfono móvil donde aparece la palabra “marruecos” y debajo “morocco”, todo, como parte de la magia de la tecnología moderna.

Respeto al público

Trucos que sorprenden y que le sacan una sonrisa a cualquiera. Pero se trata de un trabajo que ellos toman muy en serio por el respeto que le tienen a su público, según enfatizan los tres artistas de la magia.

Por eso no es extraño que lleven aproximadamente un año ensayando y preparándose para este espectáculo que, según dice Alexander, es muy especial para él porque marca su vigésimo aniversario de carrera profesional.

“He utilizado la magia desde que era muy joven, pero profesionalmente, ya van 20 años. Además, este show se va a hacer en la sala experimental Carlos Marichal, porque es un espacio más íntimo, donde el público va a estar muy cerca, que es lo que me gusta. Por eso estoy abriendo más funciones para compensar porque allí solo caben 210 personas”, explica el ilusionista, tras también aclarar que el espectáculo se titula Demente, pero no tiene nada que ver con locura.

“En el anuncio (del show) tengo una camisa de fuerza, pero en esa foto hay tres mensajes subliminales que se van a revelar durante el espectáculo”, cuenta Alexander, para luego resaltar que la verdadera razón de por qué se llama Demente, también se explicará en cada función.

El ilusionista, quien dice ser un gran admirador del famoso mago escapista Harry Houdini, asegura que en cada función del espectáculo la verdadera magia ocurrirá en las mentes de cada persona que llegue a verlo. Pero, además, promete asombrosos actos de magia y poderes sobrenaturales que mantendrán a los espectadores “al borde de su asiento”.

“Vamos a tener unos experimentos durante el show que el resultado es tan espectacular que es posible que muchos piensen que hay gente del público que es parte del espectáculo. Pero no tengo a nadie confabulado conmigo, los resultados son genuinos. Este show se está haciendo por la experiencia que tenemos en dominar la mente, en conocer el comportamiento del público”, asegura el mentalista, mientras enfatiza que este espectáculo se diferencia de los shows de magia tradicionales (donde se engaña solo el sentido de la vista), y ahora “vamos a tratar de engañar todos los sentidos”.

El poder de la mente

Durante el espectáculo, además, dice que con el poder de su mente, doblará cucharas, predecirá las acciones de los espectadores, adivinará lo que tengan escondido en las manos y hasta sabrá lo que están pensando.

“El secreto de cómo lo hacemos no te lo podemos decir porque, obviamente, no tendría gracia”, dice por su parte Hansel Kreutzberger, quien a diferencia de Víctor y Alexander, se dedica a la cartomagia.

“Para este show en particular, preparamos un acto que se va a presentar allí combinando el mentalismo con lo que yo hago. La especialidad de Reynold son las grandes ilusiones y las mías son las ilusiones pequeñas”, dice entre risas para referirse a las cartas.

Pero Kreutzberger también quiere demostrar sus conocimientos en cartomagia y pide que se escoja mentalmente una carta mientras él las muestra rápidamente.

La escogida es un siete de espada, pero se supone que él no lo sepa. Saca un cuatro de diamantes que pone boca abajo sobre la mano abierta, pero antes de que se pueda cantar victoria y decirle que se equivocó, la vira y esta vez, es un siete de espada.

Otra carcajada más y la seguridad de que, en definitiva, son maestros en el arte de hacer creer lo que ellos quieren que veas.

Si te interesa disfrutar de este espectáculo, Alexander agrega que el show solo se presentará en San Juan, debido a que la única sala que tiene la intimidad que necesitan es la del CBA.

“Pero estamos en conversaciones para llevarlo a Orlando y a Santo Domingo, aunque todavía no tengo fechas”, agrega el mago e ilusionista Alexander.


💬Ver 0 comentarios