La mujer también es acusada de gastar $22,000 en comida y $32,000 en taxis. (Shutterstock)

La compañía del actor estadounidense Robert de Niro presentó una demanda de $5.4 millones contra una exempleada. La acusación es la de perder tiempo viendo programas y series de televisión en horario de oficina, así como usar el dinero de la empresa para asuntos personales.

Chase Robinson, quien se desempeñaba como vicepresidenta de producción y finanzas en Canal Productions, empezó a trabajar con De Niro en 2008 y percibía un salario de $300,000. De acuerdo con la revista Variety, la demanda asegura que la empleada asistía raras veces a la oficina y, cuando lo hacía, pasaba horas viendo Netflix.

En enero, de acuerdo con el documento, Robinson vio 55 capítulos de la serie Friends en cuatro jornadas de trabajo. Uno de esos días, pidió caviar de almuerzo y una cena, y agregó la cuenta a la tarjeta de la compañía.

En otra de las ocasiones, en marzo, vio 20 episodios de Arrested Development y 10 capítulos de Schitt’s Creek, también en cuatro días.

Otras acusaciones:

“Ver programas en Netflix no era parte de las responsabilidades de Robinson en la oficina. Tampoco le correspondía a la empresa velar por su entretenimiento, esparcimiento y satisfacción mientras se le pagaba por trabajar”, dice la demanda.

La exempleada, quien renunció en abril por especulaciones de “sabotaje corporativo”, también utilizó las cuentas de la empresa para pagar hoteles y restaurantes. El monto acumulado fue de casi $22,000 en comida y $32,000 en taxis, según el documento.

Tras su renuncia, Robinson envió un correo electrónico en el que calificó las preocupaciones sobre sus gastos como “ridículas”. Más tarde, redactó una carta de recomendación para ella, que Robert De Niro se negó a firmar.


💬Ver 0 comentarios