Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El cantante Julio Ángel no puede hablar ni siquiera manipular un lápiz luego que sufriera un derrame cerebral y se le descubriera un cáncer de médula para el cual recibe tratamientos de quimioterapias por vena y por boca.

Ante un cuadro tan terrible para un hombre tan activo como has sido el llamado “El diamante”, que ha vivido de su voz, tener que enfrentarse a una situación de inmovilidad y de  dolor físico, lo ha llevado a querer quitarse la vida hace un mes y tuvo que ser hospitalizado en el hospital Pavía por diez días para recibir ayuda siquiátrica y para su cáncer. 

“En esos días lo había ido a ver y él siempre que llegó se muestra contento, pero lo vi  agobiado, deprimido, y le dije a Julito, el hijo el mayor que se ha dedicado a cuidarlo que estuviera pendiente a cualquier acontecimiento y en efecto ocurrió.  Un día escuchó un ruido y encontró a Julio agarrado de la ventana de su cuarto. Todo parece que intentó tirarse del Penthouse y  se arrepintió, pero no pudo entrar y se quedó con medio cuerpo enganchado”, contó Alfred D. Herger, exmanejador de Julio Ángel.

Luego del intento de suicidio se hizo una denuncia en  la Policía para que constara en récord y se tomaron medidas en la casa como el clausurar todas las ventanas y quitarle el acceso a la puerta de salida.

“Él está bien ya, se pasa viendo televisión y el otro día  vimos una película juntos.  Le están dando seguimiento con un psiquiatra del hospital... Fue un acto de desesperación, pero pienso que va a estar mejor porque se va evaluar a ver si se le puede hacer un trasplante de médula porque  está muy débil, está bien flaquito”.

Alfred confirmó que sus amigos no han abandonado a Julio Ángel. “Siempre lo van a ver, pero como  no se puede comunicar bien las visitas son de tocar base”.


💬Ver 0 comentarios