Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Haber estado a las puertas de la muerte por complicaciones cardiacas ha llevado al astrólogo Walter Mercado a reconsiderar lo que ha sido su vida hasta ahora y a buscar una manera de ser más útil a la humanidad despojándose de sus suntuosas capas. Totalmente recuperado y con más fuerzas que antes, Walter informó ayer, sentado en una silla similar a un trono, que creará la fundación Shantin Ananda y un centro místico.

“He cambiado, aunque hay cosas que no pueden cambiar, porque antes muerto que sencillo... pero ya las capas se fueron. Están en unas cajas porque eso va a servir para ayudar a muchos niños con espina bífida y mujeres maltratadas. Quiero colaborar con la juventud puertorriqueña, quiero trabajar por un Puerto Rico mejor”, dijo Shanti Ananda, como también se hace llamar.

Además dijo que se dispone a donar a un museo tres de las cientos de capas que posee -las que llama Caribe, Puerto Rico y Trópico- y las demás serán subastadas para recaudar fondos para su fundación.

Según reveló su cuadro médico se complicó debido a que una de sus arterias se abrió para que pasará un coágulo y luego se tapó.

“Estuve muerto, vengo de la tumba, vengo de las nieves, del torbellino que pasó por mí. No entendían lo que pasaba porque ni fumo ni tomo alcohol, así que fue un milagro. El doctor Franco, un dominicano maravilloso que me atendió, me dijo ‘nunca he tenido creencias espirituales, pero vi dos manos invisibles laborando conmigo para que usted saliera de este proceso’, y entonces todo el mundo que estaba ahí se erizó (...). No era mi momento, no estaba preparado para irme de este mundo. Sentía una fuerza que me daba mi fe en mi Cristo, en mi Dios, que no me dejaba vencerme”.

Sale de su cuerpo

Otro momento vivido por Walter en el hospital al que fue trasladoado en Cleveland fue cuando se veía levitando fuera de su cuerpo, algo que le ha pasado desde niño.

“El corazón estaba casi paralizado, pasó y yo estaba arriba, radiante de luz unificado con Dios. Escuchaba a la gente hablar, decían que estaba tan grave, tan mal que no me recuperaría y yo seguía luchando contra esa negatividad”.

Esos días recibió una de las llamadas más inesperadas de su vida, pero declinó dar el nombre de la persona, solo que era muy importante en el gobierno estadounidense y “de un color oscuro”.

Explicó que su vía crucis comenzó con una pulmonía por la que fue llevado al hospital San Cristóbal de Juana Díaz y luego trasladado al Auxilio Mutuo en Río Piedras. Pero al complicarse el cuadro con una neumonía y un infarto fue cuando le recomendaron el Cleveland Hospital en Ohio, especializado en enfermedades del corazón.

Ahora lleva una dieta normal libre de sal y grasas.

Sobre su caso en corte por los derechos del nombre Walter Mercado, afirmó no el desarrollo no le preocupa. “Está en manos de un abogado, esa página la pasé, la justicia y la verdad deben prevalecer. Trabajé por años y di unos permisos sin pensar en la maldad humana”.


💬Ver 0 comentarios