Camila Cabello interpretó 16 canciones. (semisquare-x3)
Camila Cabello interpretó 16 canciones. (David Villafañe)

Con tan sólo dos años como solista y una decena de premios, la estrella Camila Cabello se presentó anoche por primera vez en el Coliseo de Puerto Rico con un público que no dejó de aplaudirla, y corear sus canciones, en lo que fue el cierre de su gira, “Never be the Same”. Precisamente, el tema con el que inició su presentación de casi dos horas en la que interpretó 16 temas.

A la apertura le siguieron los números más rítmicos “She Loves Control” e “Inside Out”, “Bad Things” hasta “Can’t Help Falling in Love with you”.

“Gracias Puerto Rico son los mejores del mundo. Hay un poema que dice ‘Cuba y Puerto Rico de un pájaro las dos alas’ y es así”, fueron las palabras con las que Camila saludó a su público.

La energía de la artista cubano-estadounidense, su voz llena de matices, los bailes que demostraron su gran fortaleza física, su belleza, y el contacto en todo momento con un público en su mayoría muy joven fue lo que hizo de esta última velada una inolvidable e íntima ya que el show se presentó en la modalidad de teatro del Choliseo.

La cantautora le pidió al público que continuaran gritando hasta que se quedaran roncos, y “amanezcan con los músculos adoloridos, y yo les prometo que les voy a dar el cien por ciento de lo que tengo. Piensen que esta es la última vez que van a escuchar todas estas canciones, obviamente hasta mi próximo disco”.

Era evidente que el recurrente en Camila anoche era la nostalgia.

“Puedo cantarles una canción triste, algo emocional, porque es el último día de la gira. Fueron 88 veces que interpreté estas canciones, 88 noches mágicas, gracias a ustedes”, expresó la cantante.

Confesó que aunque el español es su primer idioma se siente nerviosa al hablarlo.

“Pero ustedes me perdonan ¿verdad? Me encanta que mi último show sea en Puerto Rico porque para un cubano los puertorriqueños tienen una energía, un sabor, un cariño tan grande que estoy muy contenta de estar aquí. Gracias por venir a mi concierto”.

Asimismo, agradeció el que sus fans boricuas se preocupen por su salud “y quería estar aquí para decirles que los adoro”.

Cada una de sus interpretaciones iba atadas a un mensaje, una vivencia como fue “Consequences”, “All These Years”, “Somethings Gotta Give”.

“El amor siempre te dice que sigas tus sueños, el miedo te dice que no vales lo suficiente, y el amor te dice que mereces todo en la vida…Creo que ustedes prefieren escoger el amor”, dijo.

Sin embargo, fue “Scar Tissue”, la más dramática.

“En español significa cuando te han lastimado la piel, y tu cuerpo está recuperándose de una cicatriz emocional. Nunca había pasado por un tiempo más doloroso en mi vida, me sentía muy sola, estaba pasando por un mal momento y en ese punto de mi vida escribí esta canción que me enseñó una lección muy importante. Me enseñó en medio del dolor que cada uno de nosotros va a experimental situaciones dolorosas, que si tratas de no sentirlo se hace más grande, me enseñó que el dolor hay que confrontarlo, que sentirlo. Es una oportunidad perfecta para conocerte mejor, para ser más paciente y más amoroso con uno mismo y te vas a hacer más fuerte. Por eso quiero que todo ustedes me prometan y se prometan así mismos que se van a tratar como lo harían con su mejor amigo”.

Luego de esas palabras conciliadoras el show continúo con “In the Dark” en que todas las luces se apagaron y la audiencia alumbró el escenario con sus celulares.

La noche concluyó con el gran éxito de Camila, “Havana” que sirvió de tema de una película que lleva el mismo título.

Karla Camila Cabello Estrabao (nombre de pila) actuó en Puerto Rico por primera vez en el 2014 en el Centro de Bellas Artes de Santurce junto al grupo de mujeres, Harmony, al que pertenecía hasta que decidió lanzarse como solista en el 2016.


💬Ver 0 comentarios