(semisquare-x3)
Cosculluela ensaya para su concierto en el Coliseo de Puerto Rico. (Ramón “Tonito” Zayas)

Cosculluela llega al recinto y comienza a observar los detalles. Hace preguntas, da instrucciones. Se adueña de la producción. Viste una combinación negra de ropa deportiva marca Jordan y una gorra con hojas de cannabis. Hay unas 10 pantallas mostrando un hipnotizante juego de luces. Prenden, apagan y juegan con las bombillas diferentes estilos y colores que alumbran el escenario.

Varios artistas urbanos esperan su turno para realizar pruebas de sonido. El imponente retumbar del bajo hace que vibren hasta las entrañas. El ambiente promete.

El Coliseo de Puerto Rico poco a poco se va transformando para convertirse esta noche en la sede de uno de los conciertos más esperados del año: el Cosliseo II. La primera de dos funciones, que se llevarán a cabo hoy, viernes, y mañana sábado, se vendió en 90 minutos. 

“Yo en verdad, toda esa numerología me trato de mantener distante pa’ no ‘cagarme’ como uno dice”, confiesa el autodenominado “Príncipe” durante un breve receso del ensayo al que endi.com tuvo acceso exclusivo.

La venta ocurrió después de la “tiraera” que sostuvo con el exponente de trap Anuel AA. Mientras Anuel AA vio cancelada su presentación en esta sede, Cosculluela llenó dos funciones.

“Yo no creo que tiene que ver nada con la tiraera. Yo creo que mucha gente estaba esperando el concierto. Ya lo había anunciado el año pasado, pasó el huracán y como que se dañó todo. Creo que la gente está loca por salir y por pasarla bien y, pues, quizás por verme. En verdad yo no me dejo ver nunca, yo no me presento en ningún lado, no hago patronales. Y la gente sabe que yo, en verdad, me boto en los ‘shows’. La gente sabe que la van a pasar bien”, menciona “Coscu”, quien fue uno de los artistas que apoyó con la recuperación de la isla tras el azote del huracán María.

José Fernando Cosculluela Suárez, nombre de pila del reguetonero, revela que el espectáculo contará con unos seis invitados que varían de acuerdo con el día.

“Son dos noches diferentes. El ‘show’ de mañana está ya, el del sábado lo tengo casi montado. Le estamos dando ‘flow’”, añade.

Presentarse en el llamado Choliseo tiene un aire especial para muchos artistas puertorriqueños. No es lo mismo llenar recintos alrededor del mundo que llenarlos en su tierra. Y, para Cosculluela, llenar el Coliseo de Puerto Rico es sinónimo de éxito.

“El ‘Choli’ en verdad es como una huella. Como una marca de que estás bien. Vamos otra vez pal Choli, quiere decir que seguimos bien. Cuando uno crece como artista poder cantarle a la misma gente mía, y como yo soy un boricua ‘reventao’, me encanta”, cuenta el intérprete de Cuidau Au Au, para quien Puerto Rico es un como puente al triunfo. “Si te pegaste en Puerto Rico, vas a pegar en el mundo”.

El amor a su público boricua puede ser la motivación que tuvo Cosculluela para desembolsar un millón de dólares en la producción de este evento que traerá hasta una nevada. El concierto más caro que ha realizado hasta el momento.

“Tienen que ver para creer. Yo estoy aquí y estoy loco por verlo porque en producción… tú vas a ver… es algo que nunca ha habido aquí en el Choli porque todo el mundo llega pero va a querer ganarse algo y en verdad yo en producción no tengo límites”, asegura mientras observa embelesado una de las coreografías del evento, que cuenta con una utilería bastante peculiar, cuyos detalles pide que mantenga en secreto como elemento sorpresa para los asistentes.

“Este concierto es pa’ ustedes (el público), en verdad, va a ser una noche que vamos a marcar la historia. Como eso que viste tengo un montón de cosas. La gente sabe que yo siempre tengo cartitas bajo la manga. Mañana vamos a zumbar par de tarjetas duras, duras, duras. Y sábado más todavía, aprovechen, que no te lo cuenten porque va a estar [email protected]#$%n en verdad”, afirma Cosculluela, quien no descarta en un futuro explorar otro género o lanzarse a la actuación.

Convertido ya en un veterano del género, el intérprete de temas como Prrrum y Madura siente que ya profesionalmente ha alcanzado sus metas.

“Igual que to’ el mundo la meta de uno es ser feliz. Que mis hijos se críen bien, a mí me hace bien. En verdad, a mí me alegra que Puerto Rico esté bien. Me hace feliz estar aquí, criar a mis hijos aquí, voy a tener otro bebé ahora. Ver a mis hijos crecer, que no sean tan locos como yo, ¿verdad? (ríe) Pero llevarlos por el camino del bien. La meta está en verdad, es seguir viviéndola”, reflexiona antes de regresar al escenario para continuar el ensayo.


💬Ver 0 comentarios