Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El gobernador Luis Fortuño decretó tres días de duelo y ordenó que las banderas de Puerto Rico y Estados Unidos en los edificios públicos y del Gobierno ondeen a media asta ante la muerte del cantante boricua, José Luis Moneró. 

“Puerto Rico ha perdido un gran talento, y siempre será recordado por su gran carrera en y fuera de Puerto Rico. El talento de Moneró siempre fue y seguirá siendo admirado por todos los puertorriqueños y del mismo modo sus melodiosas canciones siempre estarán presentes”, expresó el Gobernador, al enviar sus condolencias a la familia.

Moneró murió a las 10:30 p.m. de ayer, mientras dormía en el asilo municipal Ángel Rivera del barrio Tomás de Castro II en Caguas, donde convalecía luego de haber sido dado de alta el pasado jueves del hospital San Juan Bautista de la ciudad del Turabo.

 

El bolerista de 89 años sufrió un infarto el pasado 22 de diciembre que no logró superar.

  

“Estaba dormido y lo fueron a chequear y se dieron cuenta que había muerto, se fue tranquilo”, comentó Verónica Santa Rosa, la hija de Tere Haddock, esposa del artista.

 

Santa Rosa dijo además, que su madre y compañera fiel de Moneró por 20 años se encuentra muy afectada. “Está destruida. Aunque él estaba mal uno nunca está preparada para la partida material de un ser amado. Estamos dándole mucho apoyo”.

 

En cuanto a los cuatro hijos de Moneró que residen en Estados Unidos, dijo que les han dejado mensajes pero que aún no han logrado comunicarse con ellos.

 

Al momento, se están haciendo los trámites para velar sus restos en la Funeraria Pérez Rovira en Caguas o en la antigua alcaldía de ese pueblo.

 

El cantante será cremado.

 

 

Se informó que el junqueño había sido sometido a principios de año a una intervención de estómago en el hospital Menonita de Cayey para que pudiera ingerir alimentos. Éste dejó de comer, luego del infarto que sufrió.

 

Moneró cumplía sus 90 años el próximo 6 de abril.

El bolerista comenzó en el ambiente musical a los 17 años en el Casino de Aibonito. Tanta ovación logró, que sus oportunidades se duplicaron y comenzó a cantar en el Teatro Tapia.

"En aquellos tiempos me pagaban $12.00 semanales, de los cuales me quedaban seis después de pagar la pensión en la que vivía en el Viejo San Juan", recordó el cantante en una entrevista con la Fundación Nacional para la Cultura Popular.

"Aquellos bailes eran matadores. Teníamos que tocar todos los días desde las nueve de la noche hasta que se fuera el último cliente", agregó.

Se hizo famoso con melodiosas canciones, como "Di corazón", "Enojo", "Sin ti", "Caminos de ayer", "Muñequita linda" y "Espérame en el cielo”, acompañado por la orquesta del inmortal Rafael Muñoz.

 

Al igual que muchos de sus contemporáneos en plena década del 40, José Luis Moneró emigró al Norte para establecerse en Nueva York. Allá tomó clases de trompeta con el famoso músico norteamericano Charles Colin. Tocó y cantó con leyendas como Noro Morales y José Curbelo. Hasta que un buen día fue reclutado por Xavier Cougat para cantar con su orquesta, detalla la Fundación en su página electrónica.

Con el legendario músico español recorrió Europa, África y América. También participó en películas de la MGM, se informó.

Entre sus producciones discográficas se incluyen "José Luis Moneró Sings", "Doce canciones y un millón de recuerdos" y "Una noche en el Escambrón".


💬Ver 0 comentarios