Esta no es la primera vez que el abogado Sabri emprende acciones legales contra un artista. (Instagram/@jlo)

La cantante Jennifer López se ha visto envuelta en una nueva polémica luego que se conociera que fue demandada por un show que realizó en Egipto. El abogado Samir Sabri acusó a la artista por el vestuario que utilizó en su concierto.

Previo a la presentación, se pidió a la prometida de Alex Rodríguez que cancelara el evento que presentaría.

"Este es un intento malicioso de normalizar las relaciones con el enemigo sionista y los involucrados en sus crímenes contra la humanidad", informó en un comunicado que enviaron los activistas de BDS (boicot, desinversión y sanciones) a Orascom. Sin embargo, la compañía notificó que el concierto se llevaría a cabo a la hora establecida.

El show se llevó a cabo con normalidad; sin embargo, la artista fue demandada. El abogado egipcio Samir Sabri, quien es conocido por demandar a las celebridades, decidió entablar una queja contra la cantante por aparecer "desnuda" durante su primer concierto en Egipto, que se realizó el pasado viernes en la ciudad costera de El Alamein, en el norte del país.

JLo subió al escenario en El Alamein con múltiples atuendos atrevidos, similares a los que ha usado en conciertos en todo el mundo, con leotardos llamativos, aberturas hasta el muslo y escotes pronunciados. Cabe resaltar que algunos de los conjuntos en cuestión fueron confeccionados por diseñadores árabes, como el egipcio Nagwa Zahran, así como el libanés Zuhair Murad y Nicolas Jebran, según informó Harper's Bazaar.

En declaraciones a los medios locales, el demandante criticó a la estrella del pop por aparecer en "un atuendo transparente y desnudo que viola las normas y tradiciones egipcias". Luego comunicó los planes que tenía, que incluían presentar una querella contra López y los organizadores del concierto, pidiendo a las autoridades que le prohibieran ingresar a Egipto en el futuro.

También criticó que el concierto se llevara a cabo después de un ataque terrorista en El Cairo, así como el hecho de que su actuación tuvo lugar en los últimos 10 días del mes Hijri Dhu al-Hijjah, durante el cual los musulmanes realizan la peregrinación anual a la meca. Sabri también llamó a los ministros que asistieron al concierto, quienes vestían ropa blanca, a pesar del reciente "doloroso incidente terrorista".

"Es inaceptable que algunas personas estén (realizando rituales religiosos) en el Monte Arafat mientras que otras ven a una estrella actuar con un atuendo controvertido", sentenció.

Al concierto que presentó un "sold out", asistieron varios actores y empresarios regionales, incluida la actriz Mona Zaki, el actor Hussein Fahmy y el comediante Ahmed Helmy, quienes se deleitaron con la estrella, quien interpretó éxitos de sus 20 años de trayectoria.

Es importante señalar que esta no es la primera vez que Sabri emprende acciones legales contra alguna celebridad. Fue en 2018 cuando él y el abogado Amro Abdelsalam presentaron una queja ante el fiscal general de Egipto sobre el atuendo de la actriz egipcia Rania Youssef, en el Festival Internacional de Cine de El Cairo.

Youssef había desfilado por la alfombra roja con un vestido negro con transparencias, lo que posteriormente condujo a cargos de "obscenidad pública" en su contra.

"(Su apariencia) no cumplió con los valores sociales, las tradiciones y la moral y, por lo tanto, minó la reputación del festival y la reputación de las mujeres egipcias en particular", dijo Sabri a la prensa. Sin embargo, la demanda se retiró más tarde después de que Youssef hizo una disculpa pública


💬Ver 0 comentarios