(semisquare-x3)
Draco Rosa comenzó a grabar unas canciones "preciosas", pero tuvo un cambio interno y "comencé a grabar cosas más rocanroleras pa’ pasarla bien". (Suministrada)

En el corazón del pueblo de Utuado, rodeado de montañas, Draco Rosa encontró la inspiración para su nueva producción discográfica “Monte Sagrado”, con la que revive su espíritu rocanrolero.

El álbum, que sale a la venta el 26 de octubre y que se grabó entre Puerto Rico y Estados Unidos, se acerca el estilo del afamado disco “Vagabundo” con nueve temas en los que Draco Rosa sorprende con una vitalidad como hacía años no se le escuchaba.

El disco, que lo presentó a la prensa a finales de septiembre en el estudio que mantiene en su Hacienda Horizonte, en Utuado, es una especie de confesionario, donde no duda en hablar del proceso que pasó al vivir con cáncer hasta del amor que siente hacia Puerto Rico, como lo comparte en la canción que da título al disco. También hay humor, sensualidad, diversión, lujuria.

La producción discográfica -lanzada con Sony- cuenta con un solo tema en inglés y su carátula estuvo a cargo del hijo mayor del artista, Rebel, quien también le diseñó “Vagabundo 22”, el cual salió el pasado 10 de agosto con motivo de la celebración de los 22 años del popular disco.

Durante la presentación del álbum, a la que acudieron artistas emergentes como Lizbeth Román y Andrea Cruz hasta el reguetonero Arcángel (quien es fanático del cantautor), Draco Rosa se mostró relajado y contento de finalmente presentar este proyecto, primer trabajo original que lanza en ocho años luego de “Amor Vincit Omnia”.

El artista dio la bienvenida a todos los presentes y luego invitó a pasar a su amplio y acogedor estudio de grabación, donde telas negras tapaban la claridad del día y donde espigados y macizos libreros en madera empotrados a las paredes, guardaban algunas de sus inspiraciones.

Una diversidad de libros, pinturas barrocas, objetos antiguos, una bandera enmarcada del Ejército Popular Boricua y decenas de cajas de archivos musicales con el logo de su estudio Phantom Vox, también resaltaban. No faltaban por supuesto los instrumentos: una batería, más de cinco guitarras -entre eléctricas y acústicas- y un piano. Una cabina de grabación al fondo dividía el amplio salón, donde se ubicaron sillas para los invitados.

En ese espacio, en el que olía a incienso, Draco Rosa conversó brevemente de su disco y luego invitó a escucharlo. Enseguida el sonido de las guitarras eléctricas y una batería pesada se apoderaron del estudio, demostrando que el rockero había regresado. “Una copita de buen amor / que se joda el dolor”, “2Night 2 Night”, fueron algunos coros de las canciones de las que no se ofrecieron los títulos.

Otras frases como: “Vivir es duro cuando la muerte sueña con tenerte”, que resaltó en el quinto tema y “Contigo a la distancia yo no estoy solo”, como declaró en “Monte Sagrado”, tocaron la fibra de los presentes.

Esta propuesta, como resaltó más tarde el cantante en un breve aparte con El Nuevo Día, no era la que supone entregara a Sony. Narró que estaba grabando otro disco cuando se sintió llenó de energía y detuvo aquel proyecto para hacer este que fue el que terminó presentándole a la disquera.

En abril del año pasado comencé a grabar una colección de canciones bonitas, preciosas, pero lo que pasa es que hubo un cambio interno. Me sentía más saludable, más activa’o, energético y pasó que en uno de los viajes me compré una guitarra de los cincuenta y como que reactivó algo en mí que se había ido, que había estado ‘shutdown’. Esa parte mía -después de la enfermedad- era como no más y al tener ese despertar fue que comencé a grabar cosas más rocanroleras pa’ pasarla bien. Pero bueno, terminó siendo este disco. Gracias a Dios que con Sony tengo una buena relación y cuando se lo entregué, pues obviamente no se esperaban esto, pero me dijeron que estaba maravilloso y estaban muy positivos. Obviamente, hice la promesa de grabar ese próximo disco que está ya, simplemente hay que grabarlo”, dijo sobre ese álbum que prepara y que podría salir en verano del próximo año, con canciones como “Mil maneras” y “Quiero vivir”.

Un día feliz

Draco Rosa compartió que cuando se enteró el pasado mes de agosto que estaba libre de cáncer -enfermedad que estuvo batallando desde su primer diagnóstico en el 2011- se llenó de una alegría indescriptible. Recordó que ese día sus doctores en Estados Unidos entraron al cuarto y comenzaron a abrazarlo.

Después de eso me monté en la moto para irme a casa y me tuve que bajar porque estaba temblando de los nervios y de la alegría. ¡No podía contener el ‘happiness’! También estaba un poco en shock porque eso se queda ahí en la mente de uno comiéndote el coco y a veces es difícil borrarlo. Pero ese día fue bonito, fue increíble”, compartió, toda vez que dijo que, aunque está sano tiene que seguir cuidándose y tomando algunos medicamentos, aunque cada vez son menos.

Ese espíritu vivaz es el que se aprecia en “Monte Sagrado”, donde toda su familia ha tenido participación. Su hijo mayor le hizo la carátula y el menor, Redamo, -quien está interesado en estudiar cine- le hará el vídeo musical del tema “Tu lado oscuro”. Su esposa, Ángela Alvarado, en tanto, será la encargada del visual de “2Night 2Night”. “Está toda la familia trabajando”, dijo.

Al preguntarle sobre la canción “Monte Sagrado”, en la que expresa su amor hacia la isla, Draco Rosa compartió que lo hizo porque vivir en Puerto Rico le ha cambiado la vida. Expresó que estar acá ha sido redescubrirse y llenarse de energía.

“Eso es una charla larga, pero por encima te puedo decir que vivir acá me ha ayudado a entender lo que representa Puerto Rico, la historia, mis padres… Ha sido tener ese mundo claro, conocerlo y apreciarlo. A mí me ha cambiado mucho la vida vivir acá y hay una historia. Cuando yo estuve en Nueva York y llegué a Puerto Rico con mi familia que nos fuimos para Peñuelas, eso fue un trauma para mí porque no entendía nada. ¿Cómo era que nos íbamos de la ciudad para el campo y con los animales? Pero al final del día ha sido como un ‘full circle’ porque ahora vivo en Utuado y me encanta la idea de tener una finca y estar en el campo. Es otro ritmo, otro pulso, y ahora pues vamos a ver a dónde vamos porque obviamente dentro de esa magia y ese renacer, está lo duro que estamos bregando en el país. La política está un poco rara, pero está rara en el mundo, ‘not just in’ Puerto Rico”, concluyó Draco Rosa con la promesa de que esta conversación continuará.


💬Ver 0 comentarios