Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Lucecita (horizontal-x3)
“Le doy gran importancia porque es la generación del futuro y me preocupa lo que escuchan, lo que aprenden y lo que no aprenden”, dijo Lucecita. (GFR Media) (david.villafañ[email protected])

Contenido social y humanista es lo que trae esta vez “La voz nacional de Puerto Rico”, Lucecita Benítez, en su segunda puesta del concierto “Traigo un pueblo en mi voz” que vendió dos funciones seguidas rápidamente. La gente parece tener hambre de escuchar a Lucecita.

Y es que la cantante se ha convertido en una referencia para la juventud, y ha ganado el respeto de los mayores por su verticalidad ideológica.

“A raíz de haberme ganado el Grammy Latino (a la Excelencia) en noviembre como que de repente la gente se da cuenta que sigo aquí, que sigo en pie de lucha haciendo lo que sé hacer, que es cantar. Parece que todo esto le ha movido las fibras a la gente que, y lo digo por mí también, ya no volveré a ser la misma después del Grammy, y creo que para ningún puertorriqueño. Se trata de sembrar poco a poco para cosechar en un momento en que necesitábamos estar más unidos que nunca. Nos hemos dado cuenta que nosotros o lo hacemos solos, o lo hacemos solos porque nadie nos va a ayudar. Si no nos levantamos nosotros se nos va a hacer más difícil. Esto nos ha movido un poco el sentido patrio. En mi vida nunca había visto tantas banderas puertorriqueñas y eso explica el sentir del pueblo. Todos saben que he sido vertical y mis luchas son mis luchas porque son las del pueblo, y quizá en estos momentos realizaron la labor que hemos venido haciendo durante tantos años para concienciar la mentalidad de nuestros viejos y nuestros jóvenes”, sostiene la bayamonesa Luz Esther Benítez, nombre de pila de la artista.

Señala la intérprete que le interesa mucho el público joven.

“Le doy gran importancia porque es la generación del futuro y me preocupa lo que escuchan, lo que aprenden y lo que no aprenden”, asegura la artista.

Comparte que la gente en la calle todavía le agradece por el premio Grammy.

A Lucecita la enorgullece sentir “que mi canto ha llegado, que la necesidad de escuchar otro canto se manifiesta con la respuesta del público al asistir a estas dos funciones (en la Sala de Festivales del CBA de Santurce) que me parece maravilloso y que no se van a arrepentir de haber asistido. Me agrada porque ya se dieron cuenta que se encontraron, quizá como yo me encontré en esta música, y serán copartícipes de grandes éxitos que tocan la vida del individuo común. Será muy realista y con un poco de sátira musical que no viene mal”, destaca.

Adelantó la cantante, que dentro del mismo concierto proyectará un mensaje global de lo que es Lucecita y “Traigo un pueblo en mi voz”.

“Porque cada canción mía implica algo de mi país, de mi gente. O sea que yo moriré por esta patria, aunque todavía haya mucha gente que no lo entienda”, añade.

Su arraigo por esta tierra es tal que, cuando María azotó la isla, muchas amistades la invitaron a irse del país y rechazó las mismas.

“Les respondí que no porque poco o mucho lo que pudiera hacer por mi gente lo iba a hacer. Para lo único que salí fue a recoger el Grammy en Las Vegas y regresé de inmediato. Sentí que mi país me necesitaba y permanecí aquí haciendo cosas que hago y que no le digo a nadie... Cuando regresaba a mi casa me tiraba en mi cama a llorar por tanta destrucción”, concluye apesadumbrada.


💬Ver 0 comentarios