Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (semisquare-x3)
Previo a la fractura de la cadera, el fundador de la orquesta salsera sobrevivió a cuatro infartos. (Archivo / GFR Media)

Enrique “Quique” Lucca Caraballo, fundador y director de la orquesta salsera La Sonora Ponceña, falleció hoy domingo a los 103 años en el Hospital Damas de Ponce. Su  muerte  fue confirmada por Lorenzo Ruiz, vecino de "Papo" Lucca, hijo del músico.

Hasta el momento, las exequias del fundador  de la orquesta serán en la funeraria Jackie Oliver en el pueblo de Ponce. El cuerpo del músico ya fue trasportado a  la funeraria.

Los familiares de Lucca aún no han determinado por cuántos  días será el velatorio, puesto que ponderan velar el cuerpo del  músico en su casa y en la funeraria, según supo este medio.

Esta noche, la Sonora Ponceña se presenta en las  fiestas de la fundación del pueblo Santa Isabel. La presentación sigue en pie y está pautada para las 7:30 p.m. 

Lucca estaba internado en el hospital desde que el pasado lunes 19 de septiembre sufrió una caída que le provocó una fractura de cadera. El director musical fue operado de esta el día 22 y recibía terapias de rehabilitación.

Este no fue el único percance de salud que tuvo el músico. En el 1997 le  dio su primer infarto. Luego tuvo otros tres infartos del corazón.

“Me puedo ir feliz. Yo he disfrutado la vida bien”, manifestó Quique Lucca en una entrevista con Primera Hora, en referencia al haber sobrepasado el siglo de vida.

Mientras, en una entrevista publicada en El Nuevo Día en el 2014 don Quique sostuvo que deseaba ser recordado “como una persona buena, malo no. Como una persona ejemplar, que la gente en vez de imitarme para lo malo me imiten en lo bueno que he hecho. Lo único que hecho es estar en la música, que es mi vida. Hasta que Dios disponga de mí”.

Previo a la fractura  de la cadera, el fundador  de la  orquesta salsera sobrevivió a cuatro  infartos. En el 1997 le  dio  su  primer infarto.

En su carrera artística don Quique se destacó por ser un director visionario. Le delegó a su hijo Paco Lucca la consolidación del estilo musical de la Sonora Ponceña  hasta el presente. Juntos crearon la identidad de la agrupación que goza de admiración y respeto en Puerto Rico y en el exterior. Éxitos memorables como “Hachero pa’ un palo", “El pío, pío”  y “Fuego en el 23” son imprescindibles en el repertorio salsero. Por la fila de la Sonora Ponceña han pasado más de un centenar de músicos. Esta orquesta  se distingue por  la combinación de jazz latino, guaracha y salsa.

Antes de ser director de la orquesta, don Quique fue taxista en Ponce. Transportaba pasajeros del área de la Playa de Ponce  al casco urbano. Luego le dio  vida a  un  cuarteto musical junto a su hermano Pellín. El  cuarteto evolucionó y creó el Conjunto Nacional que dio paso a la formación de la Sonora Ponceña.

Don Quique dentro de sus limitaciones por la vejez  se mantuvo activo en la música hasta  sus últimos días.


💬Ver 0 comentarios