Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Fallece la leyenda del rock Chuck Berry (semisquare-x3)
Berry alcanzó el Top 10 en 1955 con "Maybellene". (AP)

Nueva York — Chuck Berry, el guitarrista héroe, padre del rock 'n' roll y narrador de historias que definió su alegría y rebelión en clásicos como "Johnny B. Goode", "Sweet Little Sixteen" y "Roll Over Beethoven", murió este sábado en su casa al oeste de St. Louis. Tenía 90 años.

Los rescatistas convocados por su cuidadora a la residencia de Berry, ubicada en un área no incorporada a ningún órgano administrativo local, alrededor de las 12:40 de la tarde lo hallaron inconsciente, indicó en un comunicado la policía del condado St. Charles en Missouri. Los intentos por reanimarlo fracasaron, y fue declarado muerto poco antes de la 1:30 de la tarde.

Val Joyner, vocera de la policía, le dijo a The Associated Press que no tenía detalles adicionales sobre la muerte del músico, de quien dijo era "realmente una leyenda".

El repertorio principal de Berry estaba formado por unas tres decenas de canciones y su influencia fue incalculable, desde los Beatles y los Rolling Stones hasta prácticamente cualquier grupo que se hiciera llamar de rock 'n' roll, pasando por las bandas de aficionados hasta las que se presentan en estadios.

"R.I.P. y paz y amor Chuck Berry Sr. música de rock 'n' roll", tuiteó Ringo Starr en reacción al fallecimiento de Berry. "Sólo déjame escuchar algo de esa música de rock 'n' roll...", afirmo el baterista de los Beatles, que citó uno de los éxitos del cantautor.

Mientras que Elvis Presley le dio al rock su imagen libidinosa en la que se sacudían las caderas, Berry era el autor, y estableció las bases para un nuevo sonido y forma de vida. Mucho antes del ascenso de Bob Dylan, Berry imbuyó el comentario social en el ritmo y el ímpetu de la música popular.

"Él cantaba buenas letras, y letras inteligentes, en la década de 1950 cuando la gente cantaba 'Oh, nena, te amo tanto''', observó John Lennon alguna vez.

Berry, ya cerca de los 30 años y antes de su primer gran éxito, elaboró temas que hablaban de los adolescentes de la época y que no perdieron su actualidad décadas después. "Sweet Little Sixteen" cautivó a los aficionados del rock 'n' roll, una oda temprana e inocente sobre las chicas jóvenes a las que posteriormente se les conoció como "admiradoras".

"School Day" contaba las peripecias en un salón de clases ("American history and practical math; you're studying hard, hoping to pass...") ("Historia de Estados Unidos y matemáticas prácticas; estudias duro con la esperanza de aprobar...") y la liberación con el rock 'n' roll al terminar la jornada escolar.

"Roll Over Beethoven" fue un himno al poder del rock para hacer historia, y "Rock and Roll Music" se convirtió en un manual para todas las bandas siguientes ("It's got a back beat, you can't lose it") ("Tiene un ritmo que no podrás perder").

"Back in the U.S.A." fue el homenaje serio de un hombre negro a su país en una época en la que no había garantía de que Berry sería atendido en los restaurantes que servían la comida en el auto ni en los cafés de la esquina que el autor celebraba en la canción.

"Todo lo que escribí no era sobre mí, sino sobre las personas que escuchaban", declaró alguna vez el artista.

"Johnny B. Goode", que cuenta la historia de un chico campirano que toca la guitarra y cuya madre le dice que será una estrella, fue la canción distintiva de Berry, el relato arquetípico de los aspirantes a rockeros y una de las grabaciones que genera más emociones en la historia de la música.

Berry apenas puede contenerse a medida que pronuncia la letra apresuradamente ("Deep down Louisiana close to New Orleans/Way back up in the woods among the evergreens") ("Allá en Luisiana cerca de Nueva Orleans/Lejos entre los bosques en medio de los árboles siempre verdes") y la lluvia de los sonidos del requinto, la batería y el teclado amplifican cada grito de "Go, Johnny Go!" ("¡Sigue, Johnny sigue!").

Para este tema se inspiró en parte en Johnnie Johnson, el maestro del boogie-woogie en el piano que colaboró con muchos de los éxitos de Berry, aunque esa historia podría ser fácilmente la de Berry, Presley y de numerosos artistas más.

Cuando la NASA lanzó la sonda espacial no tripulada Voyager I en 1977, un álbum colocado en la nave explicaba la música de la Tierra a los extraterrestres. La única canción de rock incluida fue "Johnny B. Goode".

Charles Edward Anderson Berry nació en St. Louis el 18 de octubre de 1926. De niño practico una zancada con la pierna doblada que le permitía escurrirse por debajo de las mesas, precursora del "paso de pato" característico del artista en los escenarios. La madre de Berry, al igual que la de Johnny B. Goode, le dijo que triunfaría, y que triunfaría en grande.

Teddy Kogos cambia las letras de la famosa tienda de discos Vintage Vynil, en St. Louis, para despedir al artista. (The Associated Press)

Berry tuvo problemas con la ley en 1944, cuando un viaje de diversión a Kansas City se convirtió en una sucesión de delitos en los que se vio implicado y que incluyeron robos a mano armada y el hurto de un vehículo. El músico estuvo tres años tras las rejas de un reformatorio, de una condena original de 10 años.

Un año después de su excarcelación en octubre de 1957, Berry conoció a Themetta Sugs, con quien se casó ese año. Sugs permaneció al lado del artista a pesar de algunas de las indiscreciones de él ampliamente difundidas por la prensa.

Después comenzó a tocar con bandas locales. En 1950 se había especializado en guitarra eléctrica de seis cuerdas y efectuó su primera grabación burda en una máquina de carrete.


💬Ver 0 comentarios