Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Clara Luz destacó que de pequeña siempre tuvo inclinaciones artísticas. (horizontal-x3)
Clara Luz destacó que de pequeña siempre tuvo inclinaciones artísticas. (Vanessa Serra Díaz)

La cantante puertorriqueña Clara Luz Iranzo no atravesaba un buen momento cuando recibió una invitación para participar del Savannah Voice Festival, en Georgia. Sin ninguna expectativa, Clara Luz aceptó acudir al evento, pero nunca imaginó que aquella experiencia le daría un vuelco a su vida.

Allí conoció a la profesora estadounidense Beth Roberts, de Mannes New School of Music, de Nueva York, con quien hizo una conexión inmediata. Luego de dos semanas estudiando con ella, Clara Luz recibió una nueva invitación. Esta vez de parte de la profesora Roberts, quien la exhortó a audicionar en la prestigiosa escuela de música. Clara Luz le hizo caso y audicionó. De 300 personas que hicieron la prueba, el programa admitió solo seis. Ella fue una de las escogidas, siendo junto a otra joven mexicana, las únicas latinas en ser admitidas al programa para el próximo año académico.

“Todo apareció en un momento donde vocalmente no me sentía en mi mejor momento porque fui a Savannah sin ninguna expectativa. Estaba atravesando como una minicrisis vocal en ese entonces porque me sentía que podía dar mucho más y que no tenía las herramientas para hacerlo. Así que esto ha sido una gran oportunidad, como un despertar, como algo que sucedió de momento cuando ni siquiera lo estaba buscando”, expresó la joven cantante, de 20 años.

Clara Luz cataloga este momento que vive como un “gran logro” que llega luego de años de esfuerzo. Egresada de la Escuela Libre de Música Ernesto Ramos Antonini, de San Juan, la joven comenzó su bachillerato en el Conservatorio de Música de Puerto Rico, siendo discípula del maestro Antonio Barasorda. Previo, perteneció al Coro de Niños de San Juan, donde estuvo durante un año.

Toda esa preparación ha sido fundamental para la cantante, quien sueña con terminar su bachillerato y en un futuro llegar a los escenarios más importante del mundo de la ópera como el Teatro de La Scala, en Milán; El Metropolitan Opera House, en Nueva York, y el Royal Opera House, en Londres.

Lo que deseo es devolverle algo a Puerto Rico porque mi país es muy importante para mí. Quién sabe a dónde me lleve la vida y esta carrera. Nunca imaginé yéndome a Nueva York a estudiar, pero ocurrió así. Mis metas son ser cantante de ópera profesional y representar a Puerto Rico a nivel profesional y devolverle a este país todo lo que me ha dado”, manifestó.

Clara Luz destacó que de pequeña siempre tuvo inclinaciones artísticas. La música siempre le atrajo, específicamente el canto y el piano, instrumento que también domina. Durante su adolescencia, sin embargo, la timidez la atrapó y tuvo que enfrentar diversas situaciones para salir hacia adelante.

“Han sido muchas las caídas, pero a través de las malas situaciones y dificultades siempre hubo una dirección y un amor por la música y las artes. Siempre sentía esa necesidad de expresarme y eso me llevo a seguir no importa lo que pasara. La verdad es que esta es una carrera bien difícil y competitiva. Se requiere muchos sacrificios, pero creo que voy por muy buen camino”, aseguró con una sonrisa de satisfacción.


💬Ver 0 comentarios