Juanes vino a la isla por primera vez para tocar en el Segundo Festival Mundial de Pop Rock Latino en 1996. (horizontal-x3)
Juanes vino a la isla por primera vez para tocar en el Segundo Festival Mundial de Pop Rock Latino en 1996. (EFE)

Todavía atesora el momento. Lo tiene fresco en su memoria como si no hubiese pasado el tiempo. Ocurrió en la década del 90 cuando todavía llevaba el pelo por la cintura y tocaba en la banda de trash metal Ekhymosis. Recuerda que estaba nervioso porque era la primera vez que viajaba con la banda fuera de su natal Colombia. El destino, Puerto Rico, donde tocaría en el Segundo Festival Mundial de Pop Rock Latino, el cual se llevó a cabo en 1996 en el estadio Hiram Bithorn, en San Juan.

Unas 22 bandas, incluyendo Los Aterciopelados, Los Auténticos Decadentes, Los Amigos Invisibles, Puya y El Manjar de los Dioses, entre muchas otras, participaron de aquel concierto con el que Juan Esteban Aristizábal Vásquez, “Juanes”, comenzó su relación con Puerto Rico.

Dos décadas después de aquella primera vez en la isla, el cantautor colombiano sigue cultivando los lazos con este país, el cual ha recorrido, y donde tiene grandes amigos, como el director Kacho López Mari, quien ha colaborado con él en varios de sus proyectos musicales, siendo el más reciente “Mis planes son amarte”, en el que estuvo a cargo de la dirección del concepto visual del álbum.

Este último trabajo musical lo traerá nuevamente a la isla, ya que se presentará en concierto el 15 de junio en el Coliseo de Puerto Rico. En esta cita, el artista repasará algunos de los momentos especiales que ha vivido en este país, interpretando un repertorio que incluirá varios de sus grandes éxitos hasta los temas que componen su más reciente álbum. Con motivo de ese reencuentro que tendrá con el país, El Nuevo Día conversó vía telefónica con Juanes, quien habló sobre su relación con la isla, su carrera, su familia, su querida Colombia y, por supuesto, de música.

Juanes, finalmente te presentas en Puerto Rico luego de que tuvieras que cancelar la primera fecha del concierto por el huracán María. ¿Hace cuánto no te presentabas acá?

—No tengo la cuenta exacta, pero sí sé que han sido varios años y la verdad es que tengo una emoción inmensa de regresar a Puerto Rico. Obviamente para mí es un lugar muy importante, tengo como muchos lazos con Puerto Rico y hace varios años que no vamos a tocar y siento que estoy en un momento maravilloso como artista y quiero compartirlo con todos los fans ahí en Puerto Rico.

La historia tuya con Puerto Rico data de varios años, desde tu tiempo con la banda Ekhymosis, ¿qué recuerdas de aquella primera visita a la isla?

—Fue muy divertida porque fue a un festival de pop rock en español y en ese entonces yo estaba con Ekhymosis y nos tocó subir al escenario como a las 12:30 del día y había en realidad muy poca gente, como 50 personas. Eran muchos nervios, pero muchas ganas de estar ahí. Recuerdo que estaban Todos tus Muertos, Aterciopelados, Fobia y cantidad de bandas. Y era como muy loco porque era la primera vez que salía de mi país. Fue como un impacto llegar a Puerto Rico y empezar a conocer lo que significaba esta isla tan llena de música. Después fui yendo cada dos años porque comencé mi carrera como solista y ha sido una relación superbonita con Puerto Rico y con mucha de su gente con la que he tenido una gran relación.

Ya con el concepto de Juanes, ¿cuándo te presentas acá?

Creo que fue en medio del “Watcha Tour”, en el 2001, que me presenté con Molotov y Los Enanitos Verdes. Lo hicimos en un coliseo como al aire libre, como a media torta, que no recuerdo cómo se llama. Esa fue la primera vez que fui a tocar allí como solista y luego de eso cantidad de veces. También fuimos a tocar a la Universidad de Puerto Rico y tocábamos en los descansos de las clases, ¡era tan loco eso!, y recorrí casi que media isla en carro haciendo promoción. Fue una época muy bonita y sigo teniendo recuerdos maravillosos de Puerto Rico. Obviamente, quiero construir más recuerdos y seguir fortaleciendo esa relación con ustedes que es algo tan especial para mí.

Ahora que mencionas la gente, tienes muchos amigos acá, entre ellos el director Kacho López Mari con el que ya has trabajado en varios de tus proyectos.

—Sí, con Kacho llevamos trabajando tres o cuatro años. Hicimos primero “Locos de amor”, que fue un cortometraje que lo hicimos de hecho ahí en Puerto Rico hace unos años, y después hicimos todo el proyecto de “Mis planes son amarte” con Kacho y con todo su equipo de Zapatero Film. La verdad yo estoy tan orgulloso y tan contento de haber podido hacer ese proyecto porque es algo que me llena de agradecimiento y orgullo porque pudimos llevar a cabo un proyecto ambicioso a nivel creativo.

Colombia y Puerto Rico guardan grandes parecidos, la música una de ellas. ¿Tu vinculación con este país llegó primero a través de la música?

—Claro, obviamente. Yo recuerdo que cuando estaba, por ejemplo, en primaria Menudo era como superfamoso en Colombia y recuerdo que cuando estaba chiquito todas mis compañeritas del colegio estaban con la música de Menudo. Después Héctor Lavoe, Tito Rodríguez, Richie Ray, Marc Anthony, Ricky Martin, Jennifer López… La cantidad de gente que ha influenciado mucho la música en general.

En la actualidad Puerto Rico atraviesa un momento duro, de muchas crisis. Tú vienes de un país que también ha atravesado muchos conflictos para los que finalmente han encontrado una solución pacífica, ¿cómo mantuviste la esperanza durante todos esos años de conflicto?

—Para mí siempre ha sido fundamental y es como una salvación el arte en mi vida. En la época más dura de Medellín yo me refugié en la música como una manera de escapar, de construir y de plasmar toda mi energía, mi rabia, mi frustración y todo lo que sintiera, pero a través como de la música, del arte. Siento que esa ha sido mi salvación y creo que siendo Puerto Ricoun país tan fuerte, tan musical, donde hay tanta historia de grandes artistas, creo que es importante que las nuevas generaciones también se fijen en eso y se vuelquen en concentrar toda esa energía a través del arte porque tienen mucho que decir. Hay que observar estos momentos también como una oportunidad para crear y creo que es importante aprovecharlo de esa forma positiva y convertir toda esa frustración o toda esa desesperanza en melodías y en música que genere esperanza y que genere cambios.

Ahora que hablamos de Colombia ¿cómo vives el proceso de paz por el cual tanto has abogado desde inicios de tu carrera y que ha sido eje de tantas polémicas?

—Bueno, con muchos contrastes porque la verdad es que no ha sido nada fácil. El país está absolutamente polarizado de una manera muy fea. Hay demasiada división, desde las mismas familias, y ahorita vienen las elecciones y digamos que eso ha sido complejo, no ha sido fácil. Nadie dijo que iba a ser sencillo. Más, sin embargo, yo guardo la esperanza de que las cosas puedan salir adelante y que cuando acabe este posconflicto -que será un tiempo largo de unos 10 a 15 años-, podamos estar en el lado correcto de la historia y celebrar lo que ha sido tan complejo en este instante. Siempre y cuando siga existiendo el flagelo del narcotráfico va a ser superdifícil poder llegar a un orden digamos establecido. Hay mucha diferencia social, falta de educación y muchos temas que hay que resolver a futuro.

Has dicho que este es el mejor momento de tu vida y tu carrera, ¿por qué?

—Lo atribuyo a la madurez, al crecimiento personal y artístico y a que también en este momento, más que nunca, disfruto demasiado cantar y de tocar la guitarra, quizás con mucha más claridad que antes. Con menos nerviosismo y más goce. Yo creo que eso se lo gana uno con los altibajos de la vida, con las victorias y las derrotas. Con el tiempo uno se va como aplacando y entendiendo de qué se trata, uno va madurando hacia la infancia para recordar bien quién es uno.

La vida de un artista sabemos que tiene grandes recompensas, pero igual muchos sacrificios. Tras más de 20 años de carrera musical, ¿qué ausencias te han dolido?

—Para mí lo más duro hoy en día es estar lejos de mis hijos (Luna, Paloma y Dante) y de mi esposa (Karen Martínez). Eso a veces me pone mal. Cuando pasa un mes yo digo, “no puedo más”. Creo que es lo que más me duele. También el estar en la gira es un tema más como de sobrevivir porque no es fácil: los aviones, los aeropuertos, la alimentación, todo cambia, el ritmo, y esas cosas son fuertes. Pero es tanto el goce que tenemos en el escenario, tanto lo que disfrutamos, que realmente se trata de hacer un balance.

¿En qué momento dices “hasta aquí llego”?

—En la parte artística siempre trato de presionarme para llegar hasta el límite, arriesgarme, eso me gusta. Pero, obviamente, hay un límite. Hay ciertas cosas que no haría jamás porque no me siento cómodo, porque no soy yo, porque no representa lo que soy. Pero sí me gusta llevar hasta el límite las cosas creativas para poder ofrecer algo distinto. Claro, que esto no se trata de una vida maratónica de 500 metros, esto se trata de una carrera larga y espero poder estar en mis años adelantes como Mick Jagger, como Juan Luis Guerra, Miguel Bosé, Rubén Blades, que siguen tocando, girando, cantando y gozando. Eso es lo que yo sueño.

Hablemos ahora de lo más que te gusta, música. Tu último disco ha sido un trabajo musical que ha tenido excelentes críticas. Luego de un trabajo así, ¿qué es lo próximo?

—Dentro de dos semanas voy a lanzar una nueva canción que se llama “Pa’adentro” y es como un experimento entre lo más folclórico tradicional colombiano con elementos más electrónicos y obviamente mi guitarra como parte de ese hilar de mi música. Hicimos un vídeo maravilloso que sale pronto. Esto será parte como de una nueva etapa que viene con otras nuevas canciones y nueva música que sale a partir de junio en adelante. Será como otro sistema porque no pienso lanzar un álbum inmediatamente, sino canciones cada determinado tiempo y al final hacer como un playlist o algo así.

Antes de despedirnos, háblanos un poco acerca de lo será tu próxima presentación en la isla.

—“Mis planes son amarte” es la gira que venimos haciendo casi un año y es un show muy visual. Hemos trabajado mucho, de hecho, con Kacho López que nos ha ayudado a hacer la parte digamos del escenario y las imágenes mismas del show. La música y la banda en vivo siempre es algo fundamental para mí, pero lo audiovisual también es muy importante en este show. Vamos a ir por diferentes estados y épocas de mi carrera, no solamente estamos en “Mis planes son amarte”, sino que vamos por todos los discos. Es un show muy poderoso y muy para la fiesta, para pasar un buen momento.


💬Ver 0 comentarios