La cantante Joy Villa, quien está abiertamente identificada con el Partido Republicano, lució un vestido que inicialmente parecía una cortina de hierro, pero que al abrirlo revelaba una muralla de ladrillos con el mensaje “Build The Wall”. (AP) (vertical-x1)
La cantante Joy Villa, quien está abiertamente identificada con el Partido Republicano, lució un vestido que inicialmente parecía una cortina de hierro, pero que al abrirlo revelaba una muralla de ladrillos con el mensaje “Build The Wall”. (AP)

En lo que se perfilaba como la entrega de los premios Grammy más politizada, controvertible y llena de desencanto, el espectáculo de antesala como la alfombra roja reflejaron el mundo de opuestos que son los Estados Unidos y como esto permea en la industria de la música. 

Por un lado el concierto denominado Premiere de los Grammy fue un verdadero tributo a la diversidad cultural con una fuerte presencia de música regional mexicana en las voces de Ángela Aguilar y Natalia Lafourcade. 

Mientras tanto, en la alfombra roja llamaron la atención los artistas que desfilaron con atuendos decorados de mensajes políticos. Este fue el caso de la cantante Joy Villa y el artista Rebel Ricky.

La primera, quien está abiertamente identificada con el Partido Republicano lució un vestido que inicialmente parecía una cortina de hierro, pero que al abrirlo revelaba una muralla de ladrillos con el mensaje “Build The Wall” (“Construye el muro”) mientras portaba una cartera roja que leía “Make America Great Again”, lema de campaña del presidente Donald Trump Sobre los hombros el vestido llevaba un adorno que semejaba alambre de púa. Al ser abordada por la prensa Villa manifestó que “se estaba divirtindo con el tema del muro”. 

Por su parte, Ricky Rebel, cuyo verdadero nombres es Ricky Godínez, y natural de California lució una chaqueta que por la parte frontal leía también “Make America Great Again” y en la espalda leía TRUMP.

También llamó la atención Andrea Echeverri, cantante del dúo colombiano Aterciopelados, quien arribó a la alfombra roja ataviada como el trofeo de la gala, un gramófono dorado sobre una base. 

Camila Cabello, una de las artistas más nominadas y esperadas de la gala, lució sensual en un ajustado vestido violeta. 

Mientras que el salsero puertorriqueño Charlie Aponte desfiló muy elegante y jubiloso, aunque no ganó en la categoría en la que competía, la de Mejor Álbum Tropical Latino, el cual recayó en Spanish Harlem Orchestra por la producción “Anniversary”.


💬Ver 0 comentarios