(semisquare-x3)
Maluma aseguró que este documental servirá para inspirar a muchas personas. (YouTube/ Originals Difusión)

Una imagen de Instagram puede decir muchas cosas y ni una sola verdad. Mientras en su perfil aparecen videos de una cena en las playas de la Riviera Nayarit, Maluma recibe a la prensa de América Latina en un salón de un hotel mexicano para hablar del documental sobre su vida que lanzó en YouTube. 

Lleva gafas oscuras para ocultar el cansancio y la voz apagada luego de ofrecer 4 de los 7 conciertos que tiene agendados hasta esta semana. Su relación con la red social se ha vuelto ambivalente: sabe que en buena parte lo han convertido en el fenómeno musical que es hoy, pero también que son el combustible de una serie de incómodos rumores.

Cuando el cineasta Jessy Terrero le propuso contar su historia en el documental que motiva su encuentro con medios como El Comercio, Maluma sintió que era la oportunidad de poner en contexto todo ese lujo que, debido al poder distorsionador de las redes sociales, parece haber estado siempre presente en su vida.

"La gente no sabe que mi carrera y mi vida no son color de rosa. Y para eso estamos haciendo este documental, para que la gente vea que con disciplina, con ganas de salir adelante, talento y el apoyo de mi familia pude hacer mis sueños realidad. Creo que después de ver el documental mucha gente se va a sentir muy inspirada, porque, si yo pude lograrlo, ellos también lo pueden hacer", dice el artista al reflexionar sobre los contrastes que van a encontrar sus seguidores en su documental.

Antes de ser Maluma, la estrella urbana, fue 'Juancho', el inquieto niño que entrenaba para ser la próxima revelación del fútbol colombiano y que un día, después de quedar cautivado por un festival de reggaetón con Don Omar, Ivy Queen y Tego Calderón, decidió que ya no correría más detrás de un balón, sino detrás del sueño de ser la próxima gran figura de la música.


💬Ver 0 comentarios