Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Witt quiere ser recordado porque impulsó a hombres y mujeres a alcanzar otro nivel ministerialmente. (semisquare-x3)
Witt quiere ser recordado porque impulsó a hombres y mujeres a alcanzar otro nivel ministerialmente. ( [email protected])

El ministro mexicano Marcos Witt reaparecerá mañana en el Coliseo de Puerto Rico con el deseo de abrazar al público boricua como parte de su gira de conciertos, “Jesús Salva”.

El cantante de música sacra no solo subirá al escenario para llevar un mensaje de fe y de esperanza a través de su nueva producción discográfica, sino que también se ubicará en la entrada principal de la instalación para compartir un abrazo con los presentes, cuando el país atraviesa uno de los momentos más difíciles en su historia, tras el paso de dos huracanes en el 2017.

Witt tampoco llegará al coliseo con las manos vacías. Dijo que entregará cerca de 4,000 biblias al conocer que miles de familias perdieron todas sus pertenencias en el interior de sus residencias, incluyendo las Sagradas Escrituras.

“Vamos a estar abrazando a la gente y entregando miles de Biblias. Un día mi esposa me comentó que la gente de aquí había perdido sus Biblias y con otros colegas juntamos dinero para comprarlas. Es un regalo que le queremos hacer al pueblo puertorriqueño y nosotros personalmente vamos a estar en lobby con la gente”, compartió ayer Witt. “Queremos que la gente sienta consuelo y esperanza”.

Witt se presentará en el Choliseo por primera vez en cuatro años, después de presentar su producción anterior “Sigue siendo Dios”. Esta vez, estará acompañado de otros ministros como Coalo Zamorano, Harold y Elena, Josué del Cid, y Evan Craft, quienes parti ciparon en el último disco, grabado en vivo el pasado año en México. Witt, a su vez, precisó que el novel cantante boricua, Obed Zuliel, abrirá el concierto.

Con 36 años de ministerio y con más de 30 producciones, Witt es uno de los cantantes cristianos más influyentes en Latinoamérica. Como antesala a su presentación de mañana, El Nuevo Día conversó con Witt.

Desde el inicio de tu ministerio hace más de tres décadas has venido proclamando que “Jesús Salva”, el título que lleva tu más reciente producción. Es un mensaje que continúa presente en tus presentaciones.

—Es el mismo mensaje desde el principio porque Jesús es nuestra esperanza y fe. Un día, una persona me preguntó que sacando la Biblia y mi testimonio personal, que le dijera por qué creía en Dios. Le dije que todos le apostamos a algo en nuestras vidas. Le apostamos a una silla cuando nos sentamos, creyendo que no nos vamos a caer. Eso es fe. Así que mi apuesta es por Jesucristo. 

¿En qué momento de tu vida experimentaste esta salvación?

—Tomé una decisión a los 16 años. Desde esa edad hice mía la fe cristiana hasta el día de hoy.

Has comentado que con este disco regresaste a las raíces de tu ministerio, cuando interpretabas canciones de alabanza y adoración que posteriormente se entonaban en las iglesias.

—Cada disco tiene una razón de ser. Y este disco vino a ser uno congregacional. Me llama la atención que voy a congregaciones y ya están cantando estas canciones. 

Vienes acompañado de ministros más jóvenes, ¿ya comienzas un relevo generacional al asumir un rol de mentoría?

-Soy el viejito en el escenario (ríe). No es casualidad. Llevo muchos años entendiendo que debo encomendarle a hombres y mujeres fieles lo que estoy haciendo. Me enorgullece muchísimo ver el desarrollo de estos jóvenes como Josué del Cid, y mi hija Elena y mi yerno Harold. Y para el domingo tendremos al boricua Obed Zuliel que está emocionado con su primera presentación en el que está emocionado con su primera presentación en el Choliseo.

Te presentas en un momento en que la isla aún se recupera después del azote de dos huracanes el pasado año y en el mismo sector evangélico han surgido voces señalando que aconteció como parte de un castigo de Dios. ¿Cuál es tu opinión?

—No es cierto. Hay factores de la naturaleza que se dan, y Dios no está castigando a nadie. Dios nos abraza y consuela. Eso es teología equivocada y lo digo con autoridad.

¿Qué es lo más que te gusta de Puerto Rico?

—Los puertorriqueños… su resiliencia. Vienen tormentas de todo tipo –y no solo el huracán María- sino también de gobierno y de corrupción y ustedes siguen hacia adelante. Se levantan y el resto del mundo ve eso de ustedes. Nos quitamos el sombrero.

¿Cómo has podido mantenerte vigente en la música por más de tres décadas?

—Me gusta estar rodeado de jóvenes. Me gusta escucharlos y hablar con ellos. Mis hijos están entre los 23 y 30 años y me ayudan a ver cosas que de otra forma no vería. No estoy tratando de ser relevante. Siempre busco aprender cosas nuevas y Dios me ha dado de su gracia.

¿Cuentas con alguna formación académica en la música o simplemente te desarrollaste como ministro de la música en la iglesia?

-Estudié música en Durango (México). Estudié opera con uno de los mejores maestros de México. Aprendí la técnica de canto y tengo una especialización en dirección de coro. Mi formación fue en la música clásica.

-Tu padre biológico falleció cuando apenas tenías dos años, ¿en algún momento le cuestionaste a Dios porque lo permitió?

-Sí… en una relación personal uno pregunta y cuestiona, y Dios quiere ese tipo de relación. Si tienes relación con Dios vas a preguntarle ‘no entiendo esta parte’ y hay cosas que nunca vas a entender. Hace meses perdí a mi mamá (murió de cáncer) y no estoy de acuerdo en la manera que falleció. Confío que algún día entenderé. Tampoco estuve de acuerdo cuando martilizaron a mi padre por causa de Jesucristo en mi país. A Dios no le molesta que le preguntemos. Es como toda relación.

¿Alguna vez has cuestionado la existencia de Dios?

—Nunca (responde con firmeza). Porque en los mejores y peores momentos, lo he sentido bien de cerca.

¿Cuál legado deseas dejar en el ámbito evangélico?

—Quiero ser recordado como alguien que abrió caminos e impulsó a otros. Si recuerdan mis canciones, perfecto, pero quiero ser recordado porque impulsé a hombres y mujeres a alcanzar otro nivel ministerialmente.


💬Ver 0 comentarios