Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Pedro Capó durante su concierto en el Coliseo de Puerto Rico. (André Kang)

Pedro Capó cantó con la misma intensidad al amor y al desamor en un concierto que su fanaticada disfrutó de principio a fin. 

A las 9:50 p. m. se apagaron las luces del Coliseo José Miguel Agrelot y comenzó a proyectarse en la pantalla central un corto video en el que se veían paisajes diversos de campos, carreteras bordeadas de árboles, playas y hasta auroras boreales. 

Capó fue recibido con fuertes gritos y aplausos de su fanaticafa y él, en cambio, reciprocó ese cariño con su tema “Para ayudarte a reír”, uno de sus más grandes éxitos. 

“Aqui está Pedro Francisco Rodríguez para servirle a usted. Buenas noches”, fue su saludo al público cuando aun sonaban los acordes de su primera canción, a la que le siguió “Todo me recuerda a ti”. 

Se quitó la chaqueta negra con la que subió al escenario y  comenzó a entonar “Si tú me lo pides”, en compañía del público. 

Guitarra en mano, Capó añadió a su repertorio de la noche el tema “Fiebre de amor” y  “Un minuto”. 

Una breve pausa sirvió para que el público gritara descontrolado. 

“Buenas noches, Puerto Rico. Llegamos. Ustedes están ensayados, gritan y cierran en el momento preciso”, dijo, quien estuvo acompañado de un excelente grupo de músicos. 

Capó agradeció al público por estar presente y destacó el espíritu del boricua que es “buyanguero”. 

“Hoy es una noche de gratitud. Les prometo que esta noche dejamos todo en este escenario”, añadió. 

Cabe destacar que, originalmente, el concierto se celebraría el pasado 28 de octubre, pero fue cambiado de fecha tras los estragos dejados por el huracán María.

“Qué más” y  “Qué pasaría” antecedieron “Te quiero tanto” y “Estoy enamorado” (en compañía de su corista Stephanie Delgado), dos temas que gustaron mucho al público y que forman parte de su más reciente producción, “En letra de otro”.

Vestido con pantalón verde olivo y una camiseta blanca que resaltaba los múltiples tatuajes de sus brazos, Capó hizo un popurrí de temas entre los que incluyó “Un poquito más”, “Vamos a huir” y “Atrévete te te”, esta última popularizada por Calle 13. En ese momento recibíó un sonoro aplauso. 

A mitad de concierto, Capó invitó al escenario a su colega dominicana, Leslie Grace, quien interpretó el tema “Duro y suave”. 

Capó regresó al escenario para unirse a Leslie Grace en la canción “Quizás, quizás, quizás”, uno de los grandes hits de su abuelo, Bobby Capó, en la década de 1940. 

El público lo acompañó a cantar “Amores como el nuestro”, “Azúcar amargo”, y “Otro día más sin verte”. 

Al son de panderos y tambores, acompañado de Daniel Díaz, Capó interpretó “Patria”, seguida de “Soñando con Puerto Rico”. 

En “Duele ser infiel”, Capó tuvo que dejar al público cantargran parte del tema. 

El concierto siguió con “De mal” (que toca la temática de la depresión), “Valió la pena” (dedicada a su papá), “La vida va”, “Amor prohibido” y “Será que no me amas”.

Luego de despedirse y presentar a su equipo, Capó regresó enfundado en pantalón blanco y chaqueta negra con franjas plateadas a deleitar a su público con “Vivo”. 

Tras quitarse la chaqueta, quedar en camisilla y volver a arrancar gritos de sus fans, Capó cantó “Solo quiero quererte” y “Libre”, poniendo punto final a su presentación pasada la medianoche con “Provócame”. 


💬Ver 0 comentarios