Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (default-x3)
Cheo y Cocó se conocieron en la ciudad de Nueva York y compartieron un matrimonio de 56 años. (Archivo)

Su voz se la entregó al pueblo que hoy lo llora, pero el corazón de Cheo Feliciano sólo perteneció a la mujer que lo acompañó durante 56 años,  Socorro “Cocó” Prieto.

“Él fue lo más grande para mí. Lo conocí cuando tenía 15 años. Me acuerdo que subiendo la escalera en la 110, yo iba para una fiesta esa noche en la casa de Caco (un amigo), porque sus hermanas eran amigas  de mi mamá. Salía de la casa de mi mamá, tenía unos shorts, pero en aquella época no eran hot pants, eran pantalones hasta la rodilla. Estaban todos ellos (los músicos) tocando, era verano. Cheo estaba cantando y le comentó a uno de los muchachos: ‘esas piernas no son de aquí’,  no lo conocía, entonces subí  y lo volvió a repetir (lo de las piernas), me viré y le dije: ‘entonces tú estás talando a todas las que pasan por aquí’. Por la noche, en la fiesta, lo volví a encontrar y  fue que empezó el asunto”, recordó  la viuda ayer aquel primer encuentro con el amor de su vida, “el único hombre de mi vida”. 

Cocó y Cheo se casaron un 5 de octubre de 1958 y a partir de entonces fueron uno, ella se convirtió en la columna vertebral de ese matrimonio, y la madre de sus cuatro hijos.

“He respetado ese sacramento a pesar de mis devaneos”, confesó una vez el hombre de finos modales.

Cocó era su fanática número uno, cuando   lo escuchaba cantar  en los espectáculos  ella suspiraba y daba saltos de emoción desde su silla.

Cheo, siempre romántico dedicó a su esposa su disco Motivos en 1993 que incluía el tema Me fascina esa mujer acompañado del Trío Los Cancioneros.

“No sé cómo Cocó me ha podido aguantar. Es difícil estar casado con un artista, por las compañías, las tentaciones, y si uno es varón se le presentan muchos cariñitos. Pero aquí estamos contra viento y marea. Hemos llegado a este puerto con felicidad y dicha”, dijo entonces Cheo.

 Contó “Cocó” que siempre pensó que ella moriría antes y que le decía a su esposo, “vas a ir a verme ahí, en esa fosa, y cantarás Amada mía”… Pero él se le adelantó. Quizá porque sabía que sin su amada él   no hubiera podido seguir viviendo.


💬Ver 0 comentarios