Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (default-x3)

Las experiencias que vivieron muchos artistas al lado de José “Cheo” Feliciano son recuerdos que atesoran hoy más que nunca debido a la inesperada muerte del cantante, ayer en un accidente de tránsito.

Para muchos de ellos Feliciano fue más que un colega, sino más bien un amigo o hermano.

Larry Harlow, afirmó que no paró de llorar durante todo el día de ayer, tras conocer la muerte de quien fue su amigo por los pasados 60 años. El pianista y el cantante se conocieron siendo muy jóvenes cuando empezaban a forjar sus carreras, en Nueva York. Ambos pertenecían a orquestas pequeñas que frecuentemente coincidían en hoteles fuera de la ciudad, donde iban a tocar.

“La noticia me ha dado un choque fuerte. Lo conocía hace más de 60 años. Todas las noches coincidíamos y éramos adolescentes así que era una etapa cuando empezamos a bailar, a salir con las mujeres y poco a poco Cheo siguió subiendo y subiendo, hasta que por problemas personales se regresó a Puerto Rico. Fui el productor de sus dos primeros discos.  Estoy muy triste, porque a pesar de que hace poco tuvo problemas de salud por el cáncer lo peleó y estaba bien. Conozco a todos sus hijos y a Cocó y siempre quedará en mi corazón”, afirmó el músico desde Nueva York.

Las numerosas ocasiones que Bobby Valentín trabajó con Feliciano los convirtió más que en colegas.

Horas antes de la muerte del cantante el denominado “Rey del bajo”, había salido para Atlanta. En la mañana de ayer su teléfono no paraba de sonar, pues eran muchos los que le querían dar la noticia.

“Nosotros nos tratábamos como familia, siempre había una comunicación directa semanal. Nos llamábamos, al igual que entre su familia y la mía. Además hacíamos viajes juntos, hace poco llegamos de Santo Domingo. Hemos perdido a parte de nuestra familia, de nuestro cuerpo y alma. El pueblo ha perdido un talento increíble, humilde que le quedaba camino por recorrer, pero ha dejado un legado muy, muy grande. Cheo siempre fue el mismo, siempre fue una persona muy alegre, siempre hacía muchos chistes. Esos son los recuerdos que voy a conservar”.

Permanecer en silencio era el mejor tributo que Danny Rivera sentía poder rendirle a su amigo. El dolor de la pérdida se percibía en su voz, pero el cantante solo deseaba destacar la aportación que hizo Feliciano en la música y a nivel personal.

“Para mí era un hermano. Ante circunstancias tan inesperadas como estas hay que remitirse a los maravillosos recuerdos y al legado que deja un ser humano que con su arte aportó de una manera maravillosa a su familia y  a su pueblo. Lo más importante  de todo esto es que ante lo inesperado nunca estamos  preparados a circunstancias así. En este caso de nuestro Cheo es mantener en el recuerdo de lo que siempre ha hecho por todos nosotros, desde el trabajo de arte como el gran cantor, pero sobre todo su persona, su gran duende,don de gente. Lo otro es dejar que el tiempo transcurra para que su memoria prevalezca”, afirmó Rivera.

Para Jerry Rivas del Gran Combo, Feliciano fue un referente. Desde muy joven fue influenciado por su estilo de cantar, principalmente por su voz y sentimiento. Cuando el tiempo y su carrera le dio la oportunidad de conocerlo su admiración por él se reforzó por su calidez.

“Cheo para mi viene siendo mi inspiración. Me llamó la atención la manera en que cantaba, su sentimiento. Posteriormente estando en el Gran Combo es que entiendo muchas cosas de las que hacía, su manera de expresarse y cómo lograba con ese sentimiento de lo que es dominar la clave y el ritmo. Era un improvisador innato. Cuando lo pude conocer y compartir con él fue algo muy grande tenerlo de cerca y poder hablar con él de música. También participó con nosotros en el Madison Square Garden en nuestro 25 aniversario. Fue una experiencia única, principalmente oírlo cantar una canción que cantaba yo, “A la reina”. Era una persona muy accesible, sencilla, a pesar de lo famoso que podía ser y seguirá siendo. Para mí él era el mejor, se nos fue el más bravo”, destacó.

Rivas le transmitió su admiración por Feliciano a su hijo, Gerardo, quien representa la influencia del cantante en la nueva generación al pertenecer a NG2. El artista recuerda que el veterano cantante siempre le inculcó seguir los consejos de su padre.

“Para mí Cheo es el mejor cantante que ha dado este género, hasta el sol de hoy. En muchos viajes nos topábamos y cada vez que me veía me decía sigue los consejos de tu papá, oye a tu papá. Siempre que me veía me decía que escuchara los consejos de mi papá. Parece que eso era lo primero que le venía a la mente cuando me veía. Es un golpe duro para el género y tanto que luchó con la enfermedad y en la manera en que muere es algo bien trágico y doloroso para todos nosotros”, afirmó Gerardo.

Alex D‘Castro también vio un ejemplo en Feliciano, tanto de lo que se debía hacer como lo que no. De él asegura que siempre recordará su sonrisa y se alegra de haber compartido su fe por Dios.

“Cheo siempre nos recordaba que había cosas que no se debían hacer y con él aprendimos cosas que se hacen y otras que no se hacen. Me acuerdo que una vez íbamos a hacer Noche de Gala y estaba bien nervioso y le pregunté ¿por qué estás tan nervioso? Eres Cheo Feliciano. Y él me decía que la responsabilidad de estar frente a un público lo ponía nervioso. Eso me dijo mucho porque él era de los maestros. Me alegro que de las cosas lindas que pude compartir con él fue la buena noticia del evangelio. Cheo fue un hombre receptivo al evangelio y eso me da paz porque conozco a un Dios de misericordia y creo en que hoy que conmemoramos la muerte del Señor Jesucristo, que no fue en vano. Espero que la de Cheo también nos enseñe muchas cosas lindas”, destacó D’Castro.


💬Ver 0 comentarios