(horizontal-x3)
En respuesta a las críticas de que su versión es unilateral, las directoras Moira Demos y Laura Ricciardi dicen que el viaje que siguen las cámaras siempre ha sido el de Avery y Dassey, dejando fuera sus opiniones personales. (AP)

La serie documental “Making a Murderer”, de Netflix, fue un éxito mundial, al presentar al mundo el caso de Steven Avery y su sobrino Brendan Dassey, condenado por asesinar a una mujer de Wisconsin.

La segunda temporada, con diez nuevos episodios, está disponible ya en Netflix. Actualiza a los espectadores sobre los intentos de los hombres de cambiar sus veredictos de culpabilidad para liberarlos de la prisión.

En respuesta a las críticas de que su versión es unilateral, las directoras Moira Demos y Laura Ricciardi dicen que el viaje que siguen las cámaras siempre ha sido el de Avery y Dassey, dejando fuera sus opiniones personales.

También enumeran al menos 70 nombres al final de cada episodio de personas que rechazaron o no respondieron a las solicitudes de entrevista para la segunda parte.

La primera temporada de “Making a Murderer” contó la historia de Avery y su sobrino, quienes fueron condenados en 2005 por el asesinato de la fotógrafa de Wisconsin Teresa Halbach. Avery cumple cadena perpetua por ese asesinato, mientras que Dassey logró que se revirtiera su culpabilidad.

Los restos de Halbach se encontraron en el patio de salvamento del condado Manitowoc de la familia Avery.


💬Ver 0 comentarios