Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Johnny confía en la recuperación de Puerto Rico en todos sus aspectos y no descarta comprar una residencia en la isla (semisquare-x3)
Johnny confía en la recuperación de Puerto Rico en todos sus aspectos y no descarta comprar una residencia en la isla. (Gerald López Cepero)

Hace dos meses el animador Johnny Lozada regresó a vivir a la isla que lo vio nacer, luego de que se unió al equipo de “Lo sé todo” (“LST Upgrade”) de WAPA TV. A partir de entonces, cada vez que tiene tiempo libre se sube a su bicicleta Pivot para, junto a sus amigos, disfrutar del reverdecer de los árboles, las montañas y del proceso de recuperación del país a casi un año del paso del huracán María.

Este ejercicio, asegura, que lo conecta al pasado, ya que recuerda los paseos que realizaba en su bicicleta BMX cuando apenas era un niño. En ese entonces pertenecía al legendario grupo Menudo.

Ahora es que la isla está empezando a ponerse más linda con el crecimiento de la flora y la fauna, agarrando su curso, espero la gente esté de la misma manera”, expresó el artista durante una pausa de su recorrido por el Parque Lineal de Bayamón.

Durante la semana, temprano en las mañanas, Johnny se escapa “con algún pana” a pedalear.

“Vamos a Fajardo, a Salinas, Guayama, porque si corremos temprano llegamos temprano a San Juan antes del programa, al que entro a la 1:00 p.m. Esa es una de las bendiciones de no trabajar por la mañana. Aunque no me arrepiento, mi escuela fue ‘Despierta América’. En esos cinco años que fui parte del programa aprendí muchísimo de televisión y de todo lo que sucede alrededor de este ambiente tan complejo. En Puerto Rico tuve que comenzar a reprogramarme”.

El cantante y bailarín llegó a WAPA, sin siquiera buscarlo, luego de una llamada del presidente de la emisora de Guaynabo, Javier Maynulet.

“Estaba de vacaciones en la playa con mi esposa, Sandy Meléndez, yerno, nieta e hijos y de momento me llama Javier ofreciéndome empleo y comienzo a trabajar. No hubo tiempo para pensarlo. Desde hace tiempo estaba loco por venir a trabajar a Puerto Rico y esta es una oportunidad para abrir otras puertas, en otras cosas, aparte de que la paso bien. Desde que entré a LST me he encontrado con muchos amigos de muchos años, como Rafael José, que es compadre mío, padrino de mi hija mayor Natalia. Sonya que trabajó conmigo como bailarina cuando yo era solista, Frankie Jay, y los técnicos de siempre. Es como haber llegado a casa, así me siento cuando llego al canal”, dijo Lozada tras un año fuera de la televisión.

Aparte del ciclismo, al animador le gusta jugar el golf y paleta de playa, deportes que practica con su esposa desde que empezaron a salir hace 28 años (dos de novios y 26 de matrimonio). Esta es la razón por la que mantienen cuerpos envidiables.

“No me puedo quejar, estoy contento. Ella se conserva muy bien, yo soy el que tengo que batallar más para no engordar. Tratamos de mantenernos activos y gracias a mi trabajo tengo tiempo en la mañana para entrenar juntos. Eso hace que el matrimonio se mantenga unido, como nosotros, por más de la mitad de nuestras vidas juntos, contra todo pronóstico. Esa es la compañera de vida mía, la que me alimenta, me da cariño, ha cuidado a mis hijos. Me doy con piedras en el pecho porque mi esposa hizo un trabajo precioso con ellos. Donde quiera que yo me paro, lo único que tiene que decir la gente son cosas bellas de ellos, y eso se lo tengo que agradecer a ella, que es la que ha estado ahí constantemente”.

Johnny está en Puerto Rico de lunes a viernes y de sábado a lunes regresa con su familia, que está en Miami, aunque tiene planes de comprar una propiedad para permanecer más tiempo en la isla.

En Miami lo esperan su única nieta Amaia Rose Torres Lozada, de Natalia de 25 años, su hija Thalia de 23 y Jean Gabriel 21, todos estudiantes universitarios.

Mientras que Felipe, su hijo mayor, adoptado, de 33 años, está casado, es chef y reside en Orlando.

“Todos tienen caracteres completamente distintos. Quienes más se parecen a mí son Natalia, y el chiquito, que mide 6’4” de estatura. Cuando miro al nene, 200 y pico de libras de puro músculo no lo puedo creer. Hay un dicho que dice ‘prefiero pagarte los estudios que mantenerte’, bueno pues a mí me tocó las dos cosas”, comparte riendo.

 

En cuanto al programa “LST” le pide al público la confianza para demostrarles “que venimos con la noticia fresca de una manera más relajada, más emocionante y divertida porque hasta los chismes pueden ser divertidos, es cuestión de darle la vuelta para que nadie salga afectado, pero decir las cosas como son, no estar inventando sin faltar el respeto. Les invito a vernos para que se den cuenta de la diferencia, porque somos un equipo de nueve personas trabajando para el pueblo de Puerto Rico”.

“Estamos en un momento en el que ya esas cosas (las faltas de respeto) no son permitidas a nivel social y nosotros como personas de la televisión tenemos que dar el ejemplo buscando al protagonista y haciéndole las preguntas pertinentes para salir de las dudas”, agregó.


💬Ver 0 comentarios