La producción de la serie recurrió a Kisha Tikina Burgos para tener la voz femenina que ofreciera balance al trabajo. (semisquare-x3)
La producción de la serie recurrió a Kisha Tikina Burgos para tener la voz femenina que ofreciera balance al trabajo. (Vanessa Serra Díaz)

Adentrarse en el mundo de la música urbana y el contexto que la rodea fue una experiencia nueva y retante para la actriz y guionista Kisha Tikina Burgos

Como parte del equipo que trabajó en la creación de los libretos para la serie basada en la vida del reguetonero Nicky Jam, titulada “El ganador”, la escritora no solamente escuchó varias largas entrevistas que se le hicieron al cantante y varios de sus allegados, sino que hizo una especie de viaje al pasado para repasar parte de una época que, reconoce, ignoró durante mucho tiempo.

Por eso, siente que a través de su trabajo redescubrió aspectos del género y del país; algo que podría ocurrirle a quienes vean el trabajo que estrenará mañana en Netflix de América Latina y en Puerto Rico y Estados Unidos en una fecha que aún no se ha anunciado.

“Tuve la oportunidad de mirar este mundo que, no rechazaba, pero al que no le había prestado atención, y creo que ahora bailo más reguetón que nunca”, sostuvo la guionista de los filmes de “Under My Nails” y “Antes  que cante el gallo”.

A ella recurrió la producción de la serie para tener la voz femenina que ofreciera balance al trabajo, cuyo guionista principal fue el mexicano Jorge Dorantes, y junto a él colaboraron los puertorriqueños Arí Mariel Maniel Cruz y Sierra Ray Figueroa. 

Burgos adelantó que la serie contiene ficción, pero toma de la vida de Nick Rivera Caminero, nombre real del cantante, muchas situaciones dramáticas. Aborda el exilio de sus padres (él puertorriqueño y ella dominicana) a Estados Unidos en busca de progreso, su niñez difícil en Boston, el vicio de las drogas de sus padres, el regreso de la familia a la isla y su propia batalla con la adición a drogas de la que logró salir para retomar con un éxito avasallador la carrera musical que había comenzado de la mano de Daddy Yankee.

“Él se engolosina con las drogas, la fama y todo lo que conlleva: la fiesta, el jangueo, las chicas y todo lo típico de ese mundo. Es un muchacho que tiene talento, cosas que decir, pero la fama pudo más que él”, relató Burgos.

Aunque a Nicky Jam lo separa del resto el éxito obtenido como una estrella del reguetón, la escritora piensa que su historia tiene muchos paralelismos con jóvenes -chicos y chicas- en Puerto Rico y muchos otros países. 

“La serie es una oportunidad para hablar de humanidad y juventud. También de poner los ojos en una historia que tiene que ver drogas, con violencia, con exilio, con gente que se va a buscar un mejor porvenir y no necesariamente lo encuentra, luego regresa y tiene que adaptarse. Es es ese ir y venir buscando futuro”, dijo. 

No menos importante es el momento en el cual se desarrolló la carrera del artista, cuando en la década de los noventa se impuso en la isla una política de mano dura contra el crimen, que impactó principalmente a la clase pobre del país y a los residentes de los complejos de vivienda pública,  donde encontró reacciones en la expresión musical  urbana. Las letras y el ritmo que empezó a cuajarse desde esos espacios ha rebasado todas las barreras para dejarse sentir contundentemente en el mundo entero. 

A través de la historia de Nicky Jam también se repasa ese impacto innegable del reguetón como una expresión musical con la que tanta gente se identifica. 

“El mundo baila reguetón y no lo podemos negar. Hay unos artistas mejores que otros pero están ahí y es algo qué hay que mirar”, opinó. Burgos considera que la historia del reguetonero pone la mirada sobre Puerto Rico y es una puerta que se abre para contar más historias sobre personajes y situaciones de aquí. Personalmente, siente que es un privilegio haber formado parte del proyecto que será visto en muchos países. 

Nuevo  proyecto fílmico

Actualmente, la artista  ofrece clases de cine en la Universidad de Puerto Rico y de guion en la Escuela de Artes Plásticas y Diseño. Además, su proyecto para el largometraje “La gran desilusión” fue uno de los seleccionados para recibir el respaldo económico de Ibermedia, un programa que apoya la producción de cine. La trama del filme aborda la vida de un joven con déficit de atención que se convierte en un gran cantante de coro pero en el camino tiene que enfrentarse a la presión que sus padres le imponen por hacer lo que ellos quieren que haga. 

Los proyectos de las compañías puertorriqueñas Organic Cinema, producciones Damiara Inc., El Chata, Le Films y Rojo Chiringa también fueron  escogidos.


💬Ver 0 comentarios