Durante una década, miles de televidentes se levantaron con su sonrisa y la voz dulce y serena con la que de lunes a viernes daba los buenos días a través de “Noticentro al amanecer” (semisquare-x3)
Durante una década, miles de televidentes se levantaron con su sonrisa y la voz dulce y serena con la que de lunes a viernes daba los buenos días a través de “Noticentro al amanecer”. (GFR Media)

Uno de los anclas de "Noticentro al amanecer", Normando Valentín, recordó hoy, miércoles, a su amiga y compañera Keylla Hernández con unas emotivas palabras.

“Era una mujer sana, joven y en su mejor momento como profesional. No renegó. Comenzaba un suplicio y decidió combatir.  Nunca renegó. Nunca dudó. Nunca miró hacia arriba para reclamar nada más que fuerza y entereza”, escribió en una columna publicada en la edición del periódico Primera Hora.

La periodista, de 45 años, falleció en la mañana del 31 de diciembre en el Hospital Auxilio Mutuo. Fue diagnosticada con cáncer en el pulmón con metástasis en hígado y huesos en 2015. 

“En el camino, cambió su discurso de pedir sanidad, a uno de más tiempo de vida. Siempre, acatando la voluntad del de arriba. Es fácil promulgar o creer en Dios en salud. Es fácil, hablar de sus bondades cuando no te duele nada. Mas fácil aun, decir ser creyente y llevar una vida desordenada con prejuicios, vacía de amor propio o a los tuyos”, añadió Valentín.

Valentín, además, recordó que la reportera nunca perdió la fe después del diagnóstico que recibió en el 2015.

“Es fácil promulgar o creer en Dios en salud. Es fácil, hablar de sus bondades cuando no te duele nada. Mas fácil aun, decir ser creyente y llevar una vida desordenada con prejuicios, vacía de amor propio o a los tuyos. Ella en cambio, promulgó creer cuando su cuerpo estaba minado por cáncer. Cuando a sus 42 años, la visitó una enfermedad mortal con un diagnóstico agresivo de metástasis en pulmones, hígado y huesos. No tan solo eso. Su diagnóstico presentó el mayor nivel de severidad o daño”, detalló el reportero.

Hernández anhelaba ver a sus hijos crecer, escribió Valentín.

“Viajó a Europa. Visitó el Vaticano. Oró. En cada templo, iglesia o capilla donde fuera, oraba. Prendía una vela y pedía con fuerza.

Tras su salida temporera del programa de noticias, Hernández estuvo un mes fuera de Puerto Ricopara su tratamiento y posteriormente regresó a la isla”, añadió Valentín. Durante los últimos tres años viajó periódicamente a Moffit Cancer Center, en Tampa.

Las exequias de la periodista se llevarán a cabo en San Juan y Mayagüez.

La familia exhortó a la ciudadanía a que no envíen coronas de flores, pero aquellos que lo deseen pueden hacer una donación a St. Jude Children's Research Hospital o a la Liga Puertorriqueña contra el Cáncer (ATH Móvil  787-504-4454).

Accede a la columna de Normando Valentín en el siguiente enlace.


💬Ver 0 comentarios