La diversidad ha sido desde sus inicios una característica de la serie y en su reparto no han escaseado los rostros hispanos, como son los casos Laura Gómez (Blanca Flores) y Dascha Polanco (Daya), entre otros. (horizontal-x3)
La diversidad ha sido desde sus inicios una característica de la serie y en su reparto no han escaseado los rostros hispanos, como son los casos Laura Gómez (Blanca Flores) y Dascha Polanco (Daya), entre otros. (Archivo/EFE)

Los Ángeles - La actriz de origen boricua Miriam Morales, Ramona "Pidge" Contreras en "Orange is the New Black" (OITNB), cree que la actual lucha de las mujeres en Estados Unidos se verá reflejada en los 13 episodios de la nueva temporada de la serie.

La nueva entrega de esta producción de Netflix, que se estrenó el pasado 9 de junio, arranca en medio de una rebelión dentro de la prisión de Litchfield, que es a la larga en contra de los abusos del sistema y la necesidad de encontrar la verdadera justicia para las mujeres.

El detonante del motín fue la muerte del personaje Poussey Washington (que interpretó Samira Wiley) a manos de uno de los encargados de cuidarla.

"Creo que esta temporada refleja lo que está pasando en este momento con las mujeres en el país y lo que sentimos con los cambios que se están dando con la elección de Donald Trump como presidente", dijo a EFE Morales.

La actriz asegura que tanto su personaje como el de Piper (Taylor Schiling) y Alex (Laura Prepon) se cansaron de los atropellos cometidos por las autoridades.

"Ramona, como muchas otras están parándose frente a la injusticia y diciendo no más, no vamos a dejar que esto pase, así todo se convierta en un caos", agregó.

Esta decisión de enfrentar a los opresores y tomarse las instalaciones de la prisión de Litchfield es en parte un mensaje a las seguidoras de la serie de no permitir los abusos, y un llamado especial a las latinas, consideró Morales, de ascendencia puertorriqueña.

"Las latinas no hemos sido criadas para acoger nuestra voz como una forma de luchar y no deberíamos dejar que nos orillen hasta que no haya otro camino, deberíamos aprender a reclamar nuestros derechos desde antes", apuntó la intérprete.

La diversidad ha sido desde sus inicios una característica de la serie y en su reparto no han escaseado los rostros hispanos, como son los casos de Jessica Pimentel, que interpreta a María Ruiz, Laura Gómez (Blanca Flores), Dascha Polanco ('Daya'), Selenis Leyva (Gloria), Jackie Cruz ('Flaca') o Diane Guerrero (Maritza Ramos), entre otros.

Morales resalta que ese abanico es una muestra de los diferentes matices de las hispanas y sus problemáticas, un aspecto que la empujó a "querer ser parte de ellas".

"Podía verme reflejada en este grupo, OITNB es tan diversa en las etnias que representa que hace al show único", aseveró.

Destaca que, de paso, su papel ayuda a borrar al público el estereotipo de que todo lo hispano es de origen mexicano, y que también existen las latinas afro-descendientes con cabello crespo.

Con su combinación de drama y comedia, desde su estreno en 2013 "Orange is the New Black" se convirtió en un éxito inmediato que se ha mantenido inquebrantable, al punto que su creadora, Jenji Kohan, logró un acuerdo con Netflix para extender la serie hasta 2019, con una séptima temporada.

Ante esa proyección, Morales sigue trabajando para consolidar su personaje, cuya característica principal es una fuerte lealtad, "que a la vez que puede ser su mayor cualidad también la puede meter en problemas".

"Lo importante es que entiende que a pesar de estar en la cárcel debe pelear por lo que es justo", manifestó.


💬Ver 0 comentarios