El comediante dejó a un lado el intenso calor y las constantes cuestas y bajadas para completar las 12 millas que lo llevaron desde Aibonito hasta Coamo

Coamo – Raymond Arrieta completó el sexto tramo de la caminata Da Vida, entre los pueblos de Aibonito y Coamo, y lejos de impresionarse con la pobreza, la soledad de los ancianos, la necesidad de servicios básicos, lo que ha notado del Puerto Rico post-María, es el deseo de la gente de salir de sus casas, negocios y trabajos, y ver que algo está pasando en el corazón de la isla.

Lo demás, como los hogares sin techo, la falta de alimentos y las personas solas, lo ha visto por los pasados nueve años mientras caminó pueblo por pueblo recogiendo dinero para los pacientes que reciben servicios en el Hospital Oncológico del Centro Médico en Río Piedras.

“Alguien me comentó, ‘Aquí desde María no pasaba nadie’”, compartió el artista al concluir -bastante maltrecho- la ruta de casi 12 millas que lo llevó hasta Coamo.

“Llevamos nueve años viendo eso, gente sola, sin luz, sin agua, sin techo, eso ya lo habíamos visto. Pero lo que sí hemos visto (este año) es el deseo de salir de la gente, de ver que está pasando algo en su barrio”.

El recorrido entre Aibonito y Coamo fue duro por las subidas y bajadas, y el calor de más de 90 grados que se sintió en esta parte del sur de la isla. Lo positivo fue que, aún sin abandonar el pueblo de Aibonito, el presentador de televisión recibió $36,000 por parte de los comerciantes.

Relató que antes de la salida, cerca de las 11:00 de la mañana, una madre se le acercó en el tráiler para entregarle una alcancía en forma de cerdito repleta de dinero que ahorró su hija, quien tiene Síndrome Down, con el propósito de que él se compre un pasaje y viaje a Estados Unidos a “salvar” a su hermano, quien es paciente de cáncer.

El comediante se emocionó mientras le hacía el relato al mar de caminantes que lo siguió hasta cerca de la plaza pública de Coamo, pueblo que visita por segunda vez en los 10 años del evento.

Arrieta separó el cerdito para tratar de reencontrarse con esa madre y ayudar a su hija a que viaje a ver a su hermano.

No está pensando en reconocimientos

Este lunes trascendió que la senadora Evelyn Vázquez presentó una resolución para que el Centro Comprensivo de Cáncer lleve el nombre de Raymond Arrieta en honor a su entrega con los pacientes y familiares afectados por la enfermedad.

El artista, sin embargo, no mostró gran interés por este o cualquier otro reconocimiento, porque ahora su objetivo es concluir la meta de las 10 caminatas.

“Yo estoy caminando por el Oncológico. Yo estoy bien concentrado en la ruta, en el dinero que tengo que llevar, en llegar todos bien, porque a veces uno se preocupa por uno, pero yo me preocupo por todos, en que lleguemos a Ponce, que logremos estos 10 años. Tengo mi mente en eso. No puedo pensar en nada de reconocimientos, sino en que llegue ese dinero, que lleguemos a Ponce e irme a casa a celebrar”, reaccionó.

La caminata transformó el Hospital Oncológico

Aunque el Hospital Oncológico se fundó hace seis décadas, no fue hasta que se inició la caminata Da Vida que la gran mayoría de los puertorriqueños conocieron esa institución médica.

Tampoco hubiera logrado la transformación física y tecnológica que goza hoy día.

“Esta caminata fue el comienzo de una transformación completa del Hospital Oncológico”, afirmó Ramón González, presidente de la Junta de Directores del Hospital Oncológico.

“Definitivamente si no se hubiese dado esta caminata, otras cosas no se hubieran hecho. El respaldo por parte de las agencias gubernamentales, hasta el día de hoy, ha sido uno de respaldo porque han visto este esfuerzo de pueblo que nos ha unido y ellos tienen que responder al esfuerzo de nuestro pueblo”, subrayó el doctor.

“Donde estamos actualmente con la tecnología jamás hubiéramos podido estar si el pueblo no se uniera y si la caminata no se hubiera dado desde el momento en que se dio. Esto hizo que trajera al pueblo a darse cuenta de lo que el hospital ha hecho por 60 años… Se crea un Ímpetu de pueblo que no hay quien lo pare”.

Para cooperar puede entregar su donativo en persona a los voluntarios identificados con camisas verde limón y bulto rojo de Telemundo o visitando el Banco Santander en la cuenta Da Vida #3004870858. Además, puede realizar donativos a través del Banco de Teléfonos durante el programa Día a Día al teléfono (787) 641-2226, accediendo a http://www.ligacancerpr.org/donar/ o por ATH Móvil al teléfono (787) 787 504-4454.

.


💬Ver 0 comentarios