Marisela Cantú cargó con el trofeo de ganadora y un premio de $200 mil que utilizará para invertir en un negocio en México. (semisquare-x3)
Marisela Cantú cargó con el trofeo de ganadora y un premio de $200 mil que utilizará para invertir en un negocio en México. (Luis Alcalá del Olmo)

La ganadora de la competencia Exatlón, la mexicana Marisela Cantú y el primer finalista, el guatemalteco Kenny Ochoa, se sorprendieron durante su visita a la isla al enterarse que aquí se le hizo un gran recibimiento al gimnasta Tommy Ramos y a la fisiculturista Jarishna Ayala aunque estos no lograron el premio mayor.

Ambos coinciden en que en sus respectivos países no habrá algún reconocimiento similar.

Me enviaron fotos de cómo los recibió la gente. Es lindo saber que te quieren, saber que hiciste algo bien, creo que es la mayor satisfacción para nosotros. En mi país no me van a recibir porque en México transmiten el Exatlón México y no llega esta edición. Pero lo mejor que nos dejó esta competencia es la satisfacción de que movimos a la audiencia, mucha gente viendo el programa. Estamos felices de poder aportar de buena manera a todos ellos”, comentó Cantú, de 28 años.

La ganadora del premio de $200,000 regresará a México e invertirá parte de su dinero en construir un gimnasio en el área que reside.

“Llevo practicando gimnasia por 20 años, pero lo que más me gusta de esa disciplina es la educación que le puedo brindar a las niñas de la nueva generación”, explicó.

La deportista afirmó no le interesa mudarse a Estados Unidos como tantos paisanos suyos que siguen cruzando la frontera en busca de un mejor futuro.

“En México tengo una buena vida, tengo mi trabajo y estoy terminando mi carrera en mercadeo con una beca que recibo por el deporte”, comentó.

Por su parte, Ochoa, de 24 años está activo en el ejército de los Estados Unidos y desde hace cuatro años reside en Los Ángeles. Aseguró que retomará sus estudios en esa ciudad.

Al igual que su compañera, le gustaría abrir un gimnasio para desarrollar diferentes disciplinas.

“Quiero aprovechar lo de Exatlón para poder seguir motivando a la gente, para seguir siendo una figura que la gente aprecie. Es mucha responsabilidad porque queremos hacer todo mejor”, enfatizó Ochoa.

El joven, quien trabaja en un rancho, sostiene que todo ese agotamiento que vivió en los tres meses de programa en la República Dominicana valieron la pena, y los volvería a repetir.

“Aprendí mucho de la vida, del trabajo, de la comunicación”, subrayó Ochoa.


💬Ver 0 comentarios