A los pocos minutos del inicio del episodio, el espectador se verá forzado a tomar decisiones por el personaje (vertical-x1)
A los pocos minutos del inicio del episodio, el espectador se verá forzado a tomar decisiones por el personaje. (Netflix)

Las imágenes están disponibles en la pantalla, pero son los espectadores quienes decidirán cómo combinarlas para determinar el desenlace de "Bandersnatch", el último episodio -convertido en película- de la exitosa serie "Black Mirror".

Los creadores del filme de Netflix permitirán que los televidentes guíen a Stefan, el protagonista, a tomar decisiones que pueden cambiar el giro de la historia. A esta libertad creativa puesta en manos de los observadores se incluye también la decisión de cuánto puede durar la película.

Ambientado en 1984, "Black Mirror" se desarrolló por espacio de dos años con una herramienta llamada Branch Manager. A través de esta, se manejan los múltiples finales de la trama, que cuenta la historia de Stefan, un desarrollador de videojuegos empeñado en terminar el proyecto de crear una aventura para los usuarios, tal como se propuso Netflix al hacer el filme.

A los pocos minutos del inicio del episodio, el espectador se verá forzado a tomar decisiones por el personaje, como por ejemplo, qué marca de cereal desayunará. De acuerdo a la opción que elegida, aparecen los diferentes escenarios. 

Esta propuesta, que rompe con los esquemas de las series y películas con un desenlace determinado, ha generado un gran interés por parte del público. En las redes sociales se han compartido incluso esquemas y listados sobre los posibles finales.

Una estrategia similar al de “Black Mirror” ya fue utilizado por Netflix en series de dibujos animados como “El Gato con botas atrapado en un cuento épico”. Pero es la primera vez que usa personajes humanos para trabajar con la interactividad característica de los juegos de video.


💬Ver 0 comentarios