Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Hay regalos que te agradan, mientras que otros te decepcionan.
Hay regalos que te agradan, mientras que otros te decepcionan.

Recibir un regalo siempre resulta grato. La sorpresa de tomar en las manos ese detalle crea cierta expectativa que se puede convertir en alegría o decepción, dependiendo de qué haya debajo de la envoltura.