Es propenso encontrar una pareja a partir de los meses más fríos, lo que durante más de una década se ha conocido como la temporada de amarres. (ELNUEVODIA.COM)

Por Jonah Engel Bromwich y Sandra E. García / The New York Times