La comunicación abierta y asertiva entre padres e hijos es vital para apoyarles en el desarrollo de herramientas de protección. (Shutterstock)

Desde que inició su promoción, el estreno por Netflix de la película “Cuties” ha generado controversias. En agosto, el servicio de “streaming” tuvo que retirar el afiche promocional ante reclamos de seguidores que entendían que sexualizaba a las niñas que lo protagonizan. Pero, ahora, tras su estreno queda claro que precisamente de eso trata la pieza, de conmover y provocar conversación ante la realidad que enfrentan millones de niñas en todo el mundo con el desarrollo de su sexualidad y la explotación de su imagen.

El galardonado filme francés muestra cómo el desarrollo de la sexualidad de su protagonista, una niña introvertida de 11 años, es atacado por fuerzas opresivas extremas. “En su casa, la opresión está ligada a unas costumbres convencionales que promueven los valores más alarmantes del patriarcado. En su escuela y en las redes sociales, el ataque es aún más fuerte con una avalancha de mensajes que reafirman que el único valor de una mujer es como objeto de deseo y con manifestaciones de una sexualidad explícita”, manifiesta la reseña de Juanma Fernández-París, publicada en estas páginas.

Actualmente, con el auge de redes sociales como Instagram, TikTok y Snapchat, entre otras, el tema de la sexualidad es complejo por lo accesible y disponible que se hacen diversos contenidos considerados no apropiados para niños y adolescentes. Sabiendo que es responsabilidad de los padres educar a los hijos y prepararlos para esa interacción social, ¿cómo podemos lograr influir de manera positiva sobre lo que publican nuestros hijos en términos de su imagen?

Si bien es un tema amplio con diversas ramificaciones, la doctora Yaritza D. Pérez Rivera indica que la comunicación asertiva es la herramienta más importante para los padres durante la crianza.

Aunque, por un lado, se debe proteger la imagen de los niños permitiéndole actividades que se ajusten a su edad, asegura que se debe tener en cuenta nuestra realidad social y el momento histórico que nos ha tocado vivir.

“A los niños y adolescentes les gusta participar en actividades que les ofrezcan autonomía, como seleccionar la ropa, las actividades, los juegos, los juguetes, las películas y los pasatiempos, entre otros. Permitirles tal elección propicia ese sentido de autonomía, iniciativa y posteriormente la formación de la identidad. Los niños y adolescentes no piensan igual que los adultos, así que su idea de la sexualidad será distinta a la de los padres”, explica la también catedrática auxiliar del Departamento de Justicia Criminal en Psicología Forense de la Universidad de Puerto Rico en Carolina.

Pérez Rivera enfatiza que la comunicación entre padres e hijos es lo más importante durante la crianza y que los padres deberán utilizar todas las oportunidades disponibles para conversar con sus hijos sobre todo tipo de temas, desde la sesión de la película que verán hasta la discusión de lo que ocurre en ella.

“El tema de la sexualidad debe presentarse a los niños en todas las etapas, según su nivel de procesamiento cognitivo. Será importante discutir desde las partes del cuerpo, cómo cuidar las partes íntimas para los más pequeños, hasta preguntas más complejas como de dónde vienen los bebés. La sexualidad está presente desde que nacemos. Nacer es un acto sexual. Por tanto, debemos promover la discusión de temas sobre la sexualidad que son parte de nuestra naturaleza humana, como algo que es normal en los seres humanos”, añade.

Asimismo, sugiere promover la discusión en espacios seguros con nuestros hijos, de temas sobre la desigualdad social, por género o por raza, de acuerdo con la etapa y la necesidad del niño. En el proceso se interesarán por conocer más detalles y recuerda que los padres no están solos en el proceso, pues los profesionales de la conducta humana están disponibles para apoyarles en la gestión de crianza.

Interacción en las redes sociales

Las redes sociales, ese mundo de expresión de los seres humanos ante distintos temas, pueden representar oportunidad, así como peligros y desafíos. Estas plataformas digitales promueven la discusión de temas importantes para la sociedad y les dan a los padres la oportunidad de establecer una comunicación abierta y positiva con sus hijos, por lo que Pérez Rivera recomienda conocer cuáles son las preferencias de los menores en el mundo digital y qué redes sociales prefieren para hacer con ellos un análisis crítico de los aspectos morales y éticos.

“Cuidar la imagen de tus hijos no solo se refiere a cómo vestirlos para una fotografía o un video. También se refiere prepararlos para enfrentar un mundo digital del cual no podemos protegerlos en todo momento. Es enseñarles qué tipo de actividades son apropiadas para ellos y cuáles no lo son. Pero, aún más importante, es ofrecerles la confianza para que les pregunten a los padres por aquellas actividades que no pueden entender o que no parecen correctas”, señala.

Asimismo, recalcó que es necesario que los niños entiendan que los padres deben conocer con qué personas se relacionan y el tipo de interacción que ocurre, y de que es posible limitar la cantidad de tiempo que consumen tanto niños como adolescentes en las redes sociales.

“Los padres pueden crear cuentas en estas plataformas para conocerlas e interactuar con sus hijos a través de ellas. Una manera de protegerlos es limitar la interacción con las personas conocidas en plataformas de juegos como Playstation y Xbox. Ahora bien, los padres pueden incluirse en el juego y permitirles, bajo supervision, interactuar con otros no conocidos. Este tipo de interacciones les puede dar la oportunidad de conocer y practicar otro idioma con personas nativas de otros países. Esa será una experiencia de aprendizaje enriquecedora, pero los padres deberán supervisar este tipo de interacciones y prepararlos sobre cómo responder en una situación desagradable. Todo esto debe ocurrir en un marco de comunicación asertiva”, especifica.

Recomendaciones

  • Para los padres supervisar las interacciones de los hijos en las redes sociales, siempre deben conocer su nombre de usuario y contraseña.
  • Para mantener una buena comunicación, los niños deben estar conscientes que serán supervisados.
  • Otro tema pertinente para conversar con los niños son las consecuencias de nuestra conducta cuando interactúan con otros. Las redes sociales tienen unas reglas al igual que las interacciones presenciales.
  • Compartir información privada, ofrecer datos falsos, interactuar con personas que no conocemos podría tener consecuencias en las leyes locales y federales para los padres y los niños.
  • En Puerto Rico, no existe mínimo de edad para incurrir en faltas (delitos, en los adultos). Por eso, es responsabilidad de los padres discutir con los hijos las conductas aceptadas y no aceptadas en nuestra sociedad. Esta es una responsabilidad descrita por la ley que todos los padres deben cumplir.