Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

La persona con una conducta hipersexual necesita mayores estímulos para saciar una necesidad que cada vez es más intensa. (Archivo)
La persona con una conducta hipersexual necesita mayores estímulos para saciar una necesidad que cada vez es más intensa. (Archivo)

Hay un refrán que reza “lo poco agrada y lo mucho enfada”. Aunque este puede adaptarse a distintas situaciones de la vida, cuando se trata de prácticas sociales o comportamientos que conllevan algún elemento fisiológico, ciertamente encierra una realidad que popularmente también se repite mucho: “todo en exceso hace daño”.

💬Ver comentarios