(Foto: Shutterstock.com)
Aunque estamos acostumbrados a ver el aceite de oliva en tonos verdosos fuertes, el color no tiene que ver con la calidad del aceite. (Shutterstock)

Existen clacificaciones del aceite de oliva, este que se obtiene a través de prensar aceitunas y es originario del Mediterráneo. Según la Escuela Superior de Aceite de Oliva (ESAO), en España, se clasifica en: aceite de oliva virgen extra, aceite de oliva virgen y aceite de oliva lampante. La ESAO explica los detalles de cada uno.

El aceite de oliva virgen extra es el de máxima calidad, un zumo de aceituna que no ha sido sometido a ningún proceso químico, elaborado con aceitunas sanas, en buen estado y puede consumirse crudo.

El aceite de oliva virgen, también es zumo de aceituna sin algún otro proceso químico en su extracción; sin embargo, se diferencia del aceite de oliva virgen extra, porque existe algún factor que alteró el olor o sabor, puede ser aceitunas muy maduras o que al darle la luz ha tenido un efecto de oxidación. Sin embargo, no pierde sus propiedades nutritivas.

El aceite de oliva virgen lampante es aquel que, extraído de forma natural de la aceituna, presenta defectos por alteraciones graves, como el uso aceitunas en mal estado, un producto rancio o con un sabor desagradable. Al no ser apto para consumo se lleva a refinerías donde pasa a ser aceite de oliva refinado.

¿Cómo identificar un buen aceite?

Para poder identificar un buen aceite de oliva existen algunos factores y parámetros.

1. La fragancia. Un aceite de calidad tiene un aroma a verde, a hojas, a pasto, aromas vivos, según explica el olivicultor, Juan José Sierra, en el canal de YouTube del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria de Argentina (INTA). La ESAO también afirma que los aromas que evoca un aceite de oliva de calidad pueden ser: césped, hoja, aceituna fresca, plátano, hierba y manzana.

2. Envase. La Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO) asegura que el contacto con la luz puede arranciar el aceite de oliva. El mejor empaque para un aceite de oliva es el tetrabrik, ya que protege el producto de la luz, el calor, la permeabilidad y la aireación, según explica Susana Romera, directora de la ESAO, al canal de YouTube El Comidista.

También funciona el cristal oscuro, pero de ser transparente se puede guardar en una caja o alacena y estará a salvo. El olivicultor Sierra afirma que, si la marca del aceite de oliva presenta el producto en una botella oscura, significa que está cuidando el aceite.

3. Sabor. El aceite de oliva en boca debe sentirse suave, el paladar no debe quedar pastoso. Si el aceite que se prueba es fresco, tendrá un picor en la garganta, según explica Sierra al INTA. El aceite de oliva no debe saber a moho, humedad o a vino, dice la directora Romera.

4. Color. Aunque estamos acostumbrados a ver el aceite de oliva en tonos verdosos fuertes, el color no tiene que ver con la calidad del aceite.

Con estos sencillos consejos podrás identificar un buen aceite de oliva, aprovechar sus ricas propiedades y cocinar algo delicioso con él.

💬Ver comentarios