Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Los perros, al igual que los humanos, cuando se sienten amenazados se defienden. Algunos huyen, otros chillan y otros muerden. A estos últimos se les llama "fear biters".

El perro no puede hablar y pedirle a la persona, perro o niño que deje de molestarlo o que simplemente no se le acerque.

El morder por miedo puede ser genético, por falta de socialización, traumas o cambios de rutina o ambiente. Este problema de comportamiento tiene solución siempre y cuando se identifique a temprana edad y se comiencen a trabajar ejercicios con el perro. En perros adultos, puede mejorar mucho con entrenamiento, pero todo va a depender de su historial.

A continuación, te presento algunas de las cosas que debes y no debes hacer si entiendes que tu perro ataca cuando tiene miedo.

1. Socialízalo y ejercítalo

Es importante que lo saques a pasear diariamente. Así podrá socializar con otros perros y personas, pero no lo obligues a acercarse a otros y no lo sueltes en lugares que se sienta amenazado.

2. Entrénalo

Recomiendo clases grupales con su guardián. No lo dejes en ningún lugar entrenando porque el resultado puede ser impredecible. El método de entrenamiento debe ser refuerzo positivo y es altamente recomendable que lo lleves a clases de agilidad.

3. No le grites

Regularmente, los perros que son “fear biters” son nerviosos. Gritarle solo lo pondrá más nervioso.

4. Evita situaciones

 No promuevo que sobreprotegan a los perros y anden todo el tiempo en brazos de sus guardianes, pero en el caso de los “fear biters”, debes evitar situaciones en las que pueda morder.

5. Recompénsalo

En vez de regañarlo cuando les muestra los dientes a otros, dale una golosina o acarícialo cuando se le acerque alguien y se quede tranquilo. Otras personas pueden darle golosinas  para que las asocie con algo positivo.

6. No dejes que lo asusten

Lamentablemente, muchas personas disfrutan ver un animal asustado. Esto es lo peor que le puede pasar a un perro nervioso. Evita que niños, adultos y otros perros lo molesten o provoquen.

7. No te frustres

Todos los perros y humanos tienen personalidades diferentes y ser miedoso es un tipo de personalidad. Trabaja para proveerle la mejor calidad de vida a tu perro, pero no esperes que sea perfecto.

La autora es entrenadora de perros en Lucky Pet. Envía tus preguntas a www.facebook.com/luckypetfanpage