Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Kara Illig muestra a su hijo Eli Illig, de 10 años, en su computadora en Ebensburg, Pennsylvania, EEUU. (Kara Illig via AP)
Kara Illig muestra a su hijo Eli Illig, de 10 años, en su computadora en Ebensburg, Pennsylvania, EEUU. (Kara Illig via AP)

Crecen las tensiones en los hogares estadounidenses a medida que comienza la segunda o incluso la tercera semana de educación a distancia, y algunos padres extenuados dicen que será la última, escenario que de seguro se repite en Puerto Rico.

En medio de la andanada de aplicaciones pedagógicas, reuniones por vídeo y tareas por correo electrónico a las que obliga la escolaridad en casa impuesta por la pandemia del coronavirus, algunos padres exhaustos optan por desconectar a los chicos por el resto del ciclo escolar. Otros concentran toda la tarea escolar en el fin de semana o se toman días de licencia del trabajo para ayudar a sus hijos a realizar en un día las tareas de una semana.

“Tratamos de que funcionara durante la primera semana. Elaboramos un horario y descubrimos que obligar a un niño tan pequeño a aceptar una situación de aprendizaje falsa es realmente muy arduo”, dijo Alexandra Nicholson, con un hijo en edad preescolar en Boston

“Prefiero que vea películas de Godzilla o salga al jardín a jugar a ser un Jedi a que hacer cuentas elementales”, añadió Nicholson.

El estrés se multiplica en las familias con varios hijos en distintos grados o cuando los padres pasan largas horas fuera del hogar. En algunos casos, los hermanos mayores deben ocuparse de los menores, lo que no les deja tiempo para su propia tarea.

“Creo que la presión es grande, y aún más para las familias de bajos ingresos. Es abrumador”, dijo Rachel Pearl, jefa de programas para Amigos de los Niños, una organización no gubernamental con sede en Portland, Oregon, que reúne a mentores asalariados con niños en riesgo.

Muchas de nuestras familias piensan que no hacen lo suficiente y temen que están fracasando”, expresó Pearl.

En todo el país, los padres temen que sus hijos se retrasen, sobre todo en familias de menores ingresos. En el 72% de los hogares con ingresos inferiores a $50,000 anuales los padres temen que el niño se retrase en su escolaridad, comparado con el 56% de los padres en hogares de altos ingresos, de acuerdo con una encuesta de The Associated Press-NORC de fines de marzo.

La enfermera Meghan Perrone solo puede ayudar a su hija de ocho años con sus tareas después de llegar a casa del trabajo y lavar los platos de la cena. Su esposo, que trabaja desde la casa, pasa la mayor parte de la semana encerrado en el sótano, hablando por teléfono. Entonces la hija mayor, que está en segundo grado, debe ocuparse de su hermanita de dos años.

Por eso la familia concentra las tareas escolares el fin de semana y trata derealizar la mayor cantidad posible en dos días. Un sábado reciente, el esposo de Perrone y la hija finalizaron una tarea para ciencias a las 10 de la noche.

No podemos darnos el lujo de no trabajar. Algunos no trabajan y tienen tiempo para esto, pero para nosotros no es posible”, dijo Perrone, que vive en Ebensburg, Pensilvania.