Niña frente a la computadora, toma clases virtuales.
La educación ha tenido que adaptarse a la tecnología durante la pandemia por coronavirus en el mundo. (Pexels)

La educación ha tenido que adaptarse a la tecnología durante la pandemia por coronavirus en el mundo. Esto, ha llevado a que los métodos de estudio cambien completamente, afectando también a la dinámica de aprendizaje de los más pequeños del hogar.

Por lo general, llevar las clases desde casa ha sido complicado por múltiples factores, empezando por el acceso a dispositivos tecnológicos hasta llegar a la lejanía física con sus maestros y compañeros.

Sin embargo, no se trata de algo que no pueda mejorar con el tiempo, ya que existen algunos consejos sencillos que puedes aplicar en tu día a día para mejorar la rutina de clases virtuales de tus hijos. Ojo, siempre teniendo en cuenta que cada uno avanza a su propio ritmo y existen algunas estrategias que funcionan mejor que otras.

El especialista Franco Chamochumbi, country manager de la plataforma y app escolar ‘Blended’, brinda algunos consejos para mejorar el desempeño en clases virtuales de los más pequeños del hogar.

Lo ideal es que podamos tener apertura para identificar las características particulares de aprendizaje de cada niño o niña, ver qué les motiva, probar distintas cosas y retroalimentarse con su opinión. No existen fórmulas mágicas”, puntualiza el experto.

1. Crea un espacio de estudio.

La casa se ha convertido temporalmente en la nueva escuela, por lo tanto, es importante encontrar un espacio de estudio adecuado. Este debe ser idealmente un lugar sin mucho ruido, bien iluminado y con un asiento adecuado, ya que muchas horas de estudio puede afectar la postura. Sobre la mesa de estudio, se deben situar las herramientas necesarias como la computadora o tableta, lápices, libros, marcadores, etc.

2. Organicen el día juntos.

Es importante organizar el tiempo al iniciar el día. Se puede crear un cronograma de tareas semanal, de esa manera será más fácil recordar las actividades para cada clase. Es recomendable no llenarlos de tareas, ni de videollamadas, y mejor distribuir los días fijos para desarrollarlos.

3. Evita las distracciones.

Si bien nuestra casa nos ofrece la comodidad para desarrollar las clases, la distancia hace que los profesores no puedan supervisarlos como lo hacían de manera tradicional. Para evitar distracciones es mejor guardar los celulares, tabletas o cualquier aparato electrónico, mientras estén en clase. Así alguna alerta o mensaje no los desviará de lo principal.

4. Motívalo a resolver sus dudas.

Si durante las clases virtuales no hay claridad sobre alguna indicación de las tareas o actividades, es importante resolver las dudas preguntando a los profesores. Ellos tienen la tarea de brindar instrucciones claras y de ayudar en todo momento al alumno en esta etapa digital. Motivemos que los niños pregunten siempre que tengan dudas.

5. Motívalo a investigar y seguir aprendiendo.

Internet ahora es una herramienta muy poderosa para aprender. Tenemos el contenido al alcance de un clic y a medida que se avancen las clases habrán temas cuyas dinámicas sean atractivas para los niños y de las que pueden aprender más en la web. También, es importante que ellos repasen siempre lo aprendido en las clases y desarrollen las tareas con anticipación para evitar los imprevistos.