Entre las recomendaciones que dan los psicólogos para enfrentar una situación como la vivida el pasado fin de semana ante la muerte de Keishla Rodríguez, es unirse a grupos que trabajen con la problemática que quieres atender, de manera que sientas que estás haciendo algo para que la situación cambie.
Entre las recomendaciones que dan los psicólogos para enfrentar una situación como la vivida el pasado fin de semana ante la muerte de Keishla Rodríguez, es unirse a grupos que trabajen con la problemática que quieres atender, de manera que sientas que estás haciendo algo para que la situación cambie. (Ramón "Tonito" Zayas)

“Estoy de luto”. “No puedo con la rabia”. “Tengo tanto coraje”. “¿Cómo le explico a mi hija y a mi hijo?”. Esas expresiones que, de una forma u otra se han repetido en conversaciones cotidianas o hasta en las redes sociales, representan el estado emocional en que nos encontramos muchos puertorriqueños residentes en la isla y en la diáspora, tras los asesinatos de dos mujeres, Andrea Ruiz y Keishla Rodríguez, en casos de violencia de géneros ocurridos en incidentes separados la semana pasada.

El caso de Rodríguez cobró especial atención del país y los medios desde el pasado viernes porque su familia y las autoridades albergaban la esperanza de que estuviera con vida y porque involucra al exboxeador Félix Verdejo. Desde el viernes, miles de personas siguieron minuto a minuto cada desarrollo con la búsqueda de Keishla, incluyendo las horas de espera el sábado para confirmar si un cuerpo encontrado en la Laguna San José, en Río Piedras, era el de la joven residente en San Juan y que, según su familia, mantuvo una relación con Verdejo durante 11 años. El domingo, la esperanza del país de que Keishla estuviera viva se devaneció y un sentido de indignación y coraje comenzó a aflorar según se fueron conociendo detalles del atroz crimen.

Todo lo que trascendió desde tempranas horas de la mañana el viernes, con la familia de la joven desaparecida compartiendo toda su angustia y dolor frente a las cámaras, tuvo un impacto emocional hacia todo el que lo vio. Tanto adultos, como ancianos y niños se vieron afectados emocionalmente ante la situación, coincidieron tres especialistas.

Los expertos compartieron varias estrategias para lidiar con estas emociones, que compartimos a continuación:

¿Cómo lidiar con la situación?

A pesar de que el evento de la desaparición y eventuales detalles de la muerte de la joven Keishla fue una situación aislada que le ocurrió a alguien a la que la mayoría de las personas no conocía, el hecho de que la familia mostrara su desesperación al pueblo, llevó a que muchos se identificaran con ellos y compartieran esos sentimientos. “Todo el mundo estuvo pegado a las noticias todo el día y eso, obviamente, tiene un impacto en cómo uno se siente y en cómo uno reacciona a estas situaciones”, indicó la psicóloga clínica Kalitza Baerga. “Por eso es que, si uno sabe que tiene tendencias a ponerse ansioso o nervioso, se debe limitar el tiempo que dedicamos a ver ese tipo de noticias demasiadas gráficas y fuertes, incluyendo a la familia llorando, ya que crea angustia a quien las está mirando”.

¿Qué podemos hacer?

Es importante llevar a cabo una serie de acciones que ayuden a manejar de una mejor manera los sentimientos y las emociones ante unas situaciones tan devastadoras como las que se vivieron el fin de semana. Por ejemplo, la doctora Baerga recomendó:

  • Reflexionar sobre los prejuicios y cómo puedes cambiarlos ante esto. Puedes educarte sobre el tema y no comentar sin tener el conocimiento sobre lo que está sucediendo.
  • Busca ayuda para estabilizar tus emociones si notas que tienes demasiada angustia o ansiedad. Este tipo de situación podría exacerbar las emociones en personas que padecen de ansiedad o depresión.
  • Promueve la empatía, la solidaridad y el respeto desde tus propios espacios, lo que ayuda a que sientas que estás haciendo algo para que la situación mejore o cambie.
  • Únete a grupos que trabajen con la problemática que quieres atender, de manera que sientas que estás haciendo algo para que la situación cambie.
  • En caso de experimentar preocupación por la violencia contra las mujeres, por hijas, hermanas, sobrinas y amigas, debes pasar a la acción y ver qué puedes hacer para ayudarlas. De esta manera, debes comenzar una discusión abierta de todo lo que está sucediendo, y desarrollar estrategias para que estén seguras.
  • Educa y orienta a tus hijos, sobre todo a los varones, y explícales que una persona no es propiedad de otra.

La sobreexposición no es saludable en ninguna edad

Una de las poblaciones que más información recibe y quienes pasan más tiempo frente a los televisores o la radio es la de los ancianos. A pesar de sus años de experiencia y por todas las situaciones por las que han vivido, la sobreexposición a temas de carácter traumático es un detonante para que las personas mayores sufran de ansiedad, inseguridad e intranquilidad, según la opinión de Gerardo Rivera, psicólogo clínico y geriátrico.

La sobrexposición a estos temas como los del asesinato de estas dos jóvenes, definitivamente causa estrés en ancianos o en cualquier tipo población, porque lo están bombardeando con una información que no es fácil de digerir”, explicó el experto en la conducta humana en personas de edad avanzada. “En algunos casos, esta situación podría evocar sentimientos en aquellas mujeres envejecientes que sufrieron en su día la violencia doméstica por parte de su pareja, cuando quizás no había tantas ayudas o era todavía ‘aceptado’ ese tipo de conducta”.

¿Qué podría hacer un anciano para no verse afectado?

  • Las personas deben reducir el tiempo que están expuestas a este tipo de información, ya sea en la televisión, la radio, las redes sociales o la prensa escrita, ya que definitivamente esto les puede afectar la salud mental.
  • En caso de tener una sensación fuerte de ansiedad, deben hablar con algún familiar, vecino o profesional de la salud que puede ayudarlo con la situación.
  • En caso de que se sientan identificados y vean que la situación se parece a la que ellos están viviendo, que busque ayuda, ya que nunca es tarde para buscar ayuda, independientemente de la edad, para salir de esos patrones.

Otro tema al que se vio expuesta toda persona que estuvo pendiente a las noticias en estos pasados días fue al duelo de la familia de la víctima que se vivió en directo. En este caso, se podría producir un duelo o trauma vicario, en el cual personas experimentan el dolor de otro que está pasando por el duelo. Según el doctor Rivera es importante que todos aquellos que sufrieron la muerte de Keishla y Andrea Ruiz, aunque nunca las conocieron, pasen por el proceso de duelo en el cual se procesa la pérdida y entiendan que es normal sentir pena, coraje y frustración, pero que también comprendan que todo va a pasar en algún momento. “Ya, por lo menos, dentro de la parte legal estamos viendo un poco más de luz, donde se ve que la muerte de Keishla va a tener unas consecuencias para su asesino. Y eso ayuda en el proceso del duelo”, indicó.

Manejo adecuado con los menores

Por otro lado, exponer a los niños a este tipo de eventos, como los que ocurrieron durante el pasado fin de semana, no es saludable para ellos, ya que por lo general no entienden lo que está ocurriendo. “Este tipo de situaciones les pudiera generar a los niños bastante ansiedad y malestar al observar cómo su familia reacciona, por lo que lo más recomendable es evitar que esos menores estén expuestos a la información”, comentó Kevia Calderón, psicóloga clínica y presidenta de la Asociación de Psicología de Puerto Rico. “Como padres y madres responsables, tenemos que mantener delante de los niños una conducta adecuada y no sobreexponerlos a estos temas”, acotó.

En el caso que los menores de edad hayan estado escuchando las noticias o viendo la televisión con la transmisión de este evento, la psicóloga sugirió que los padres o cuidadores lleven a cabo lo siguiente:

  • Se debe explicar a los niños que, en ocasiones, las personas cometen faltas y llevan a cabo acciones que no son las correctas y lastiman a otras personas. Y eso está mal y la ley lo castiga. Por eso existe la Policía y las personas que se encargan de hacer valer la ley, porque cuando algunas personas se equivocan y toman acciones que no son correctas, tiene consecuencias.
  • De la misma forma, se debe explicar a los menores que podemos estar en contra de lo que otra persona piensa, pero hacer daño, lastimar o quitar la vida nunca es una opción. Hay que ser enfáticos en que nunca es una opción lastimar a los demás porque hagan algo que vaya en contra de lo que nosotros queremos.
  • Se debe enseñar que los problemas tienen soluciones y que deben aprender a manejar cualquier tipo de frustración que puedan experimentar.
  • Educar a esos niños a que si se encuentran en una situación que no saben cómo manejarla y se sienten muy mal, que busquen ayuda de otra persona que tal vez tenga más calma o mejor juicio que el que pueda tener en un momento dado cuando las emociones están exacerbadas.

Por otro lado, un tema que la psicóloga entiende que hay que tener muy en cuenta a la hora de hablarlo frente a los niños es el de la pena de muerte a la que se podría condenar al boxeador Félix Verdejo, en caso de ser encontrado culpable en la corte federal. “Aquí debemos ser muy cuidadosos, porque, por una parte, le estamos diciendo a ese niño o joven que asesinar a alguien está mal y que nadie tiene derecho a privarle la vida a otra persona, y por otra estamos diciendo a viva voz que queremos la pena de muerte para el acusado”, mencionó la doctora Calderón en referencia a algunos comentarios que han surgido en redes sociales y otros foros. “Esto es algo contradictorio, que podría confundir aún más al niño y enviarle otro tipo de mensaje”, destacó.

La psicóloga clínica opinó que esta es una gran oportunidad para hablarle a los menores y los adolescentes sobre el respeto a la vida de los seres humanos, en términos generales. “Hay que dejarles claro a los niños y jóvenes que uno no lastima a nadie, ya sea una mujer, un varón o un animal doméstico. Nadie tiene derecho a lastimar a nadie, incluyendo de una mujer a otra. Tenemos que ser enfáticos en que la violencia no es permitida ni aceptada en ningún tipo de intercambio”, expuso la doctora Calderón.

💬Ver comentarios