Puedes optar por darle un nuevo “look” a la sala de estar con pintura clara en las paredes. (Shutterstock)

A la mayoría de los padres les llega el día en que sus hijos se independizan, contraen matrimonio o deciden irse a estudiar a otro país, y es normal que en el hogar se experimente el síndrome del nido vacío: una sensación de soledad y tristeza, acompañada de un poco de alegría. Lo importante, según la doctora Naychaly Rivera, psicóloga y consejera familiar, “es verlo como un proceso normal y de adaptación”.