Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

El impacto de los ruidos es mayor cuando se es hipersensitivo o se sufren trastornos por traumas previos. (Shutterstock)

“Tengo una hija joven adulta, que cada vez que suena una explosión se afecta tanto, al punto que puede llegar a convulsar”, dijo la educadora Janet Lasanta Camacho, quien como muchas madres y padres tiene que lidiar con los efectos de la pirotecnia en la población con algún trastorno del espectro autista.