Lectura infantil
Lectura infantil (Shutterstock)

Aprender y divertirse, a la vez que se fomenta la lectura y se desarrolla el leguaje, es uno de los motivos que persigue la literatura infantil y juvenil. Por eso, el germinar de nuevos libros para esta población siempre trae consigo esperanza.

El ingenio, la diversión y la creatividad se unieron en esta ocasión para darle vida a tres nuevos libros de autoras puertorriqueñas, enfocados en los bebés hasta niños de escuela elemental, y que fueron publicados en agosto pasado.

Con la intención de expandir su catálogo a distintos niveles de lectores, Laura Rexach, quien es fundadora y editora de Editorial Destellos, se expresó acerca del lanzamiento de tres títulos dirigidos a una diversidad de audiencias.

Uno de ellos es “Piecitos de bebé”, su primer libro tipo “boardbook”, dirigido a infantes y a sus padres, para leer y jugar con el bebé, y escrito e ilustrado por la artista puertorriqueña Mrinali Álvarez Astacio.

“Es un libro de acartoné diseñado con ese material de cartón más duro que es idóneo para las manitas de los bebés, para el agarre, más resistente para que no se rompan las páginas. Diseñado para los niños desde recién nacidos, para que quien lo está leyendo en un sillón y tiene al bebé en su falda, pueda ir pasando las páginas a la vez que juega con los piecitos del bebé. Ya luego mientras va creciendo, ese bebé se apropia del libro”, indicó Rexach.

Por su parte, la autora explica que el libro “Piecitos de Bebé” nació desde las imágenes, donde la imaginación se apropió, abrazada de figuras maternales que sirvieron como fuente de inspiración.

“Comencé a dibujar con el título y el tema en mente, y dejé que la imaginación fluyera. No quería basar los dibujos en un texto o en una dirección particular. Con cada ilustración que hacía, nacían nuevas ideas para explorar, desarrollar y experimentar con otras imágenes del mismo tema. Mientras iba trabajando la ilustración de las imágenes y colores, nacen las palabras que se convierten en oraciones. Entonces comienzo a escribir en el mismo dibujo, ya sea en los márgenes del papel o en un ‘layer’ si el trabajo es digital. En este proceso creativo va naciendo la narrativa, de las imágenes salen más palabras y de las palabras más ilustraciones. Es como una conversación con el trabajo en progreso. Según progresa la narrativa, la voy organizando, y el mismo proceso me deja saber si es necesario hacer otras ilustraciones en apoyo a la narrativa visual y escrita”, narró Álvarez Astacio acerca del proceso creativo.

La mayor fuente de inspiración para esta artista y escritora es la vida misma, su hija, su familia, la lluvia, las abejitas en las flores silvestres, lo que observa y siente, la imaginación y las ideas.

"Piecitos de bebé"
"Piecitos de bebé" (Suministrada Suministrada)

“Para este libro ‘Piecitos de bebé', mi inspiración fue la maternidad, mi hija, mi madre, las abuelitas. Este libro está basado en mis recuerdos de tener a mi hija en mis brazos y sentirme embelesada con su belleza; la miraba y toda ella era pequeñita, sus manitas, su naricita, sus piecitos. También me inspiré mucho en las memorias que tengo de ver a mi mamá loca enamorada de su nietecita, cómo la miraba y le sonreía con tanto amor. Por eso este libro está dedicado a las abuelas. Podría decirte que este libro no lo hice solo para bebés o niños pequeños, sino también para las mamás, tías, abuelas y hermanas”, añadió Álvarez Astacio, quien se encuentra en el proceso de creación de “Manitas de bebé”.

Otro de los libros lanzados lo es “La jirafa que no cabía en su cuento”, de la autora puertorriqueña Haydée Zayas-Ramos, quien junto a las ilustraciones de la ilustradora mexicana Yohali Gutiérrez Estrada, crea una interacción entre lo que es el autor, el lector y el protagonista.

De acuerdo con Rexach, se trata de un libro bien divertido para leer, que te sumerge en la historia de una jirafa que literalmente no cabe su cuerpo en las páginas de su cuento y manifiesta su indignación con la autora para que cambie el formato del cuento para que ella pueda caber.

“Nos atraen los libros que nos inspiran a la imaginación, no solo para entender moralejas que nos traen las historias, sino es leer para cuestionarnos, leer para aprender, leer para disfrutar. El cuento de la jirafa es una historia que sí nos trae una enseñanza, de que no tenemos que mantenernos en situaciones o en lugares en donde no nos sentimos cómodos y que es nuestra prerrogativa quedarnos o no en ese lugar o situación. Pero, a la misma vez, es un cuento divertido y no es explícita la lección en la moraleja. Es el tipo de historias que disfrutamos mucho publicar”, resaltó Rexach.

"La jirafa que no cabía en su cuento"
"La jirafa que no cabía en su cuento" (Suministrada Suministrada)

La autora, por su parte, manifestó que su motivación inicial fue divertirse escribiéndola.

“Es justo lo que quiero lograr en los lectores: que se diviertan leyéndola. La idea me surgió de una jirafa que vi que parecía no caber en la fotografía. De ahí pasé a desarrollar la personalidad de la jirafa. Eso determinó las interacciones entre ella y la autora, y las posibles reacciones de los lectores ante una trama tan sorpresiva e innovadora”, expresó Zayas-Ramos.

Su colaboración como autora junto a la ilustradora, fue descrita como una de mucho aprendizaje; como escritora y como persona.

“Siempre me imagino las historias como si fueran películas. Tuve que aprender a “dejar ir” algunas de mis ideas. El producto es un libro mucho más lindo de lo que había imaginado. Yohali es extraordinaria como artista y como maestra”, realzó.

El tercer libro se trata de una novela infantil repleta de aventuras, titulada “La niña que llegó del mar”, de la autora Sylma García González, que toca temas relevantes y de actualidad, como lo es la migración, así como la solidaridad y la empatía.

“Es el cuento de una niña puertorriqueña Mariana, que un día sale a jugar cerca de su casa y se encuantra a Sofi, una niña haitiana que se está escondiendo luego de que quedara separada de su mamá al llegar en una yola desde la República Dominicana. Es la historia de cómo Mariana ayuda a Sofi a encontrar a su mamá. En el camino, aunque no explícitamente, se tocan temas de prejuicios, de cosas que tomamos por sentado y también es una historia que contienen aventura y misterio”, manifestó la editora de Destellos, al destacar que es una novela idónea para lectores que ya tienen fluidez en la lectura, que cuenta con ilustraciones de Gabriela Vázquez.

“Siempre me ha interesado el tema de la migración, tal vez, porque provengo de un pueblo de la costa oeste de la isla, Aguada, a donde llegan inmigrantes indocumentados a menudo. De niña, cuando paseaba por la playa con mi abuelo por las mañanas, solía ver las yolas abandonadas y recuerdo haber pensado muchas veces (y sigo pensándolo) en la valentía o la desesperación que animan a las personas a atreverse a dar un viaje en esas embarcaciones tan frágiles, a riesgo de ataques de tiburones, tormentas y otros peligros”, relató García González, por su parte.

"La niña que llegó del mar"
"La niña que llegó del mar" (Shutterstock)

La inclusión de temas de actualidad, según explica, responde que son temas que los lectores más jóvenes quieren y deben estar al tanto, que nos afectan a todos.

“Creo que les hacemos un flaco servicio cuando subestimamos su capacidad de analizar, comprender y cuestionar lo que ocurre a su alrededor. Para mí no hay temas inapropiados para niños y jóvenes, sino tratamientos inapropiados de estos”, señaló la autora.

“Es una historia hermosa que se debe compartir, que nos gustaría que llegue al currículo del Departamento de Educación porque entendemos que es una historia que debe llegar a la mayor cantidad de niños y niñas por los temas que aborda. Esta es nuestra primera novela que publicamos, que es no es un libro ilustrado, sino que es otro formato literario para lectores más grandes. De esta manera ampliamos nuestra oferta para distintos niveles. Antes de que se termine el año tendremos una novela juvenil adulta, para un poco redondear la oferta que tenemos disponible”, adelantó Rexach.

“Me gustaría que ‘La niña que llegó del mar’ deleite a muchos lectores, jóvenes y no tan jóvenes, y que colabore en la apertura de una conversación franca sobre un tema tan importante en estos momentos como la migración y sus implicaciones más que económicas o políticas, humanas”, concluyó García González.

Los tres nuevos títulos se pueden adquirir en todas librerías independientes, farmacias y en diversidad de puntos de ventas.

💬Ver comentarios