La representación artística de la historia del nacimiento de Jesús forma parte de las tradiciones navideñas en casi todas partes del mundo. (Suministrada)

Imagina la sublime escena: el niño Jesús, recién nacido, envuelto en telas, duerme plácidamente bajo la mirada vigilante y amorosa de la Virgen María junto a San José. Una luz tenue ilumina el establo, con suelo de paja, donde también hay animales, como el buey y el asno. Los Reyes Magos han llegado desde Oriente guiados por una estrella, con obsequios para adorar a la criatura que -al igual que los personajes principales de esta historia- tiene un halo dorado de esplendor y santidad. Mientras que en las tierras cercanas, pastores a campo raso cuidan sus rebaños.