Jazmin Rosas estudia Diseño de Modas en la Universidad Católica de Ponce. (Suministrada)

San Juan se distingue por ser una ciudad llena de historia, con una vibrante vida nocturna y coloridos edificios. Precisamente, eso quiso representar Jazmin Rosas Chaparro en el patio de su casa, el cual pintó y transformó durante la pandemia del COVID-19.

“Como yo digo, todo esto comenzó gracias a la pandemia. Empecé pintando las paredes de mi cuarto con colores y figuras alusivas a México. Desde mi taller tengo vista a la pared del patio y me percaté que estaba vacía. Ahí fue que se me ocurrió la idea de traer un poco del encanto del Viejo San Juan”, dijo la estudiante de Diseño de Modas en entrevista con El Nuevo Día.

La joven de 20 años reconoció que el éxito del proyecto no fue individual, más bien colectivo, pues fueron muchas las manos que la ayudaron a lograr su visión. Sus padres Carlos Rosas y Marisol Chaparro, y su abuelo materno, Georgino Chaparro, tuvieron mucho que ver en el resultado final.

“Rápido se lo conté a mami y me dijo que sí. Yo siempre subo mis proyectos a Instagram y esta vez no fue la excepción. Comencé a pedirle ideas a mis seguidores y al final decidimos hacer algo inspirado en las calles de la capital”, sostuvo la rincoeña.

Rosas continuó que también estaba buscando que el espacio se convirtiera en uno acogedor donde pasar los largos días de encierro por la emergencia sanitaria mundial. Por eso, le integraron focos, sillas cómodas y hasta una hamaca.

Sobre de dónde adquirió su aprendizaje en las artes, la artista reveló que “no tiene la menor idea”. Asimismo, precisó que es algo que se le da de forma natural y que nunca ha pisado un taller de pintura para tomar clases o talleres.

“Por lo menos en mi familia no hay nadie que pinte y que sea creativo. Tampoco nadie ha tomado clases”, apuntó Rosas, quien además de murales, pinta tazas, maniquíes, prendas de ropa e instrumentos musicales. Un ejemplo de ello fue una guitarra en la que también plasmó las estructuras de la ciudad amurallada.

La futura diseñadora de modas reconoció que el propósito de sus redes sociales es transmitir paz a sus seguidores a través del arte de sus manos.

La estudiante de la Universidad Católica de Ponce explicó su fascinación por el Viejo San Juan. Confesó que, para ella, pensar en Puerto Rico es pensar en la capital, “sus casitas” y un lugar donde “todo el bello”. Además, lo considera un municipio “inspirador y emblemático”.

A modo de conclusión la futura diseñadora de modas reconoció que el propósito de sus redes sociales es transmitir paz a sus seguidores a través del arte de sus manos. De igual manera, busca que otras personas emulen sus obras y no se limiten a la hora de crear.

“Yo lo comparto todo. A principios de pandemia me comprometí a que, si podía hacer algo positivo con las redes, lo iba a hacer, y es lo que estoy haciendo. Esto del mural lo subí como un proyecto más y jamás pensé que se iría viral”, agregó Rosas quien todavía se sorprende con cada llamada y mensaje de felicitación que recibe por su más reciente obra. Incluso, reveló que ha recibido algunas propuestas para que plasme su arte en las paredes de residencias, negocios y Airbnb’s.

Cuando pensó que ya no había espacio para más arte en su casa, Rosas dijo que identificó algunos espacios vacíos. Toca quedar pendiente a las próximas obras de esta apasionada de la pintura.