Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Ansiedad, frustración, tristeza e impotencia son algunas de las emociones con las que se enfrentan los confinados así como sus familiares en plena cuarentena. (GFR Media)
Ansiedad, frustración, tristeza e impotencia son algunas de las emociones con las que se enfrentan los confinados así como sus familiares en plena cuarentena. (GFR Media)

Ante los retos para evitar que el COVID-19 entre a las cárceles de Puerto Rico, el Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR) ha activado una serie de protocolos para minimizar la posibilidad de contagios en la población penal, entre ellas: un ajuste en las visitas de familiares, el ingreso de reclusos y el cernimiento a empleados, entre otras medidas.

💬Ver comentarios