Al regalar conejos, pollitos o patitos en Pascua puedes exponer a los niños a enfermedades zoonóticas. (Suministrada)

Por mucho tiempo ha sido costumbre regalar pollitos o conejos pintados, como parte de la celebración de Pascua. Sin embargo, el Colegio de Médicos Veterinarios de Puerto Rico (CMVPR), exhorta a no fomentar esta práctica de adquirir y regalar estos animales de finca o granja durante la temporada, ya que es contraria al bienestar de estos animales y representa un riesgo de salud para los menores, ya que se exponen a posibles enfermedades zoonóticas.

“Si regalamos conejos, pollitos o patitos en Pascua podemos exponer a los niños a enfermedades zoonóticas, que son aquellas enfermedades de animales que se pueden transmitir a los humanos. Los niños tienen mayor riesgo de infección debido a que es menos probable que se laven bien las manos inmediatamente después de manipular animales, o no hayan desarrollado por completo su sistema inmune. Otros grupos son las mujeres embarazadas, los adultos mayores y las personas con ciertas condiciones de salud como asma, enfermedades cardíacas o un sistema inmunológico comprometido. Por eso deberían ser más cuidadosos con la interacción con estos animales”, explicó en un comunicado de prensa el doctor Ricardo Fernández, presidente del CMVPR.

De hecho, en ocasiones, estos animales son abandonados por niños y jóvenes que rápidamente pierden interés en estos animales. Además, de lo perjudicial que resulta para estas especies que se les pinte su plumaje o algunas partes de su cuerpo con diferentes tipos de colorantes alusivos a los colores de la primavera.

Otro aspecto a considerar es si existen otras mascotas en el hogar, ya que puede haber problemas de convivencia con otras especies. Estos tipos de animales requieren de unos espacios apropiados, ciertas superficies para caminar, iluminación, ventilación y temperaturas adecuadas, alimentos especializados y con sus respectivas porciones.

El presidente del Colegio de Médicos Veterinarios exhortó además “a ser responsables y comprometidos con el cuidado y la protección de los animales”. “Es una responsabilidad que conlleva amor por las mascotas, proveerles un lugar apropiado para vivir, una alimentación adecuada y cumplir con sus visitas al médico veterinario para mantenerlas saludables”, agregó.

Para más información, puede llamar al Colegio de Médicos Veterinarios de Puerto Rico al 787-520-0237 o acceder www.facebook.com/CMVPR.

💬Ver comentarios