Madre usa computadora con niño preescolar
Es importante hacer uso de los recursos para mantener el vínculo entre el centro escolar y los niños. (Pexels)

Centros de educación infantil han permanecido cerrados desde marzo, una situación que ha hecho que los padres y las madres deban complementar las responsabilidades laborales con las educativas de sus hijos, incluidos los preescolares.

En medio del confinamiento, los expertos apuntan a los efectos que puede generar el encierro y el cambio de hábitos en los más pequeños del hogar.

María Patricia Astaburuaga, directora de Pedagogía en Educación Parvularia de la Universidad Mayor, postula que “hay un impacto emocional, más que cognitivo” y agrega que debido a que los menores dejan de interactuar con sus pares, “viven una realidad dentro del hogar que se ve muy influida por la ansiedad de los adultos”.

Asimismo, Francisco Moraga, expresidente de la Sociedad Chilena de Pediatría, observa que “estar permanentemente asistidos hará que los niños no se vean enfrentados a la necesidad de establecer relaciones sociales”.

Ideas para poner en práctica

Los especialistas recomiendan estimular a los preescolares con acciones cotidianas. María Francisca Valenzuela, directora de Educación de Párvulos de la Universidad de los Andes, sostiene que es importante potenciar el lenguaje. Para eso, por ejemplo, se puede “ir nombrando las frutas y verduras que se están utilizando y cada uno de los ingredientes al cocinar”, apunta.

Coincide Paulina Pizarro, directora de Pedagogía en Educación Parvularia de la Universidad Diego Portales, quien aconseja “armarles rutinas de juegos, para pintar, compartir un cuento, pero también darles espacio para jugar libremente”.

Para aumentar la atención y concentración, la vicepresidenta del Colegio de Psicólogos, Isabel Puga, propone "actividades de motricidad fina, como traspasar fideos largos de un frasco alto a otro, para ejercitar el efecto pinzas".

Según Ghislaine Gubelin, directora de un centro escolar infantil, es básico “mantener una rutina diaria de actividades, tiempos de descanso y juego. Además, darles una alimentación equilibrada”.

Horarios

Para Alonso Sánchez (34), generar rutinas con su hija de cuatro años ha sido clave. "Lo que más nos resulta con mi esposa es establecer horarios y normas de orden", reconoce.

El hijo de tres años de Evelyn Manríquez (35) alcanzó a ir tres semanas al centro escolar infantil. Luego, en modalidad online, ha recibido contenidos para realizar en conjunto. “Nos mandan dos vídeos al día con actividades. Ocupamos una hora más o menos en sus tareas”, dice la madre.

Es importante hacer uso de los recursos para mantener el vínculo entre el centro escolar y los niños.