Bríndale el cuidado adecuado a tu traje de baño para que se mantenga en buenas condiciones por mucho tiempo.
Bríndale el cuidado adecuado a tu traje de baño para que se mantenga en buenas condiciones por mucho tiempo. (Archivo)

El traje de baño no es una pieza que puedes quitarte y echarlo a la cesta de la ropa sucia. Al estar confeccionado en lycra, debe lavarse inmediatamente te lo quitas, hacerlo con delicadeza y utilizando los productos adecuados.

Muchas veces la compra de un traje de baño confeccionado con una tela de calidad se convierte en una inversión que quieres proteger para que te dure más de un verano. Este año, la cuarentena ha hecho que las piscinas en casa sean la alternativa de ocio y la mejor manera de combatir las temperaturas. Si este es tu caso, debes tener cuidado con la manera en la que lo limpias y lo guardas para que le saques provecho.

Aquí te decimos cómo hacerlo.

1. Trátalo con cuidado - Antes de entrar en el tema del lavado, es importante que comiences por cuidar la pieza cuando la tienes puesta. Por eso debes evitar sentarte o exponerte a superficies que puedan dañar la delicada tela del traje de baño. Una vez hagas esto, lo demás lo lograrás dándole el mantenimiento adecuado.

2. Elimina los químicos - Tan pronto llegues a casa o te quites el traje de baño, si es que la piscina está en el hogar, colócalo bajo el grifo y deja que el agua fría corra por la pieza. También puedes colocarlo en un cubo con agua y batirlo suavemente por unos minutos, usando tus manos nunca la lavadora. Esto ayudará a eliminar los químicos que se supone tengan las piscinas para asegurar la salubridad.

3. Utiliza el detergente adecuado - Una vez hayas eliminado parte de los químicos con agua, lava el traje de baño a mano con agua fría y utilizando un detergente para ropa delicada. Frótalo suavemente hasta que quede limpio. Esto te garantizará que la pieza no desmerecerá.

4. Lávalo a mano - Por más prisa que tengas, descarta el uso de la lavadora y la secadora. Los trajes de baño están confeccionados en su mayoría en lycra, un textil sintético que es más sensible al calor, por lo que puede dañarse fácilmente si lo expones a altas temperaturas o se manipula de una manera brusca.

5. Guárdalo bien - Déjalo secar en una superficie plana, no los cuelgues en el tendedero. Tampoco lo pongas al sol, mejor déjalo en un área ventilada. Una vez este completamente seco, dóblalo bien sobre papel de seda y guárdalo en un lugar fresco, deja espacio entre esta y otras piezas.