Una rutina matutina, donde aproveches para escribir, puede ayudarte a sentirte más productivo y positivo. (ELNUEVODIA.COM)

La llegada de la pandemia del coronavirus y las estrictas medidas de precaución que hemos adoptado desde hace siete meses, sin duda han provocado mucho estrés por la incertidumbre, la falta de rutina y la reducción del apoyo social que esto ha representado.

Cada uno es importante pues, en el caso de las rutinas, nos crean una sensación de normalidad y control en nuestras vidas que nos permite gestionar los desafíos que se presentan. Sin ellas, a menudo prestamos atención a las cosas que son más llamativas y perdemos mucho tiempo pensando en cosas que no sirven para nada y caemos en estrés.

Es importante recordar que las presiones a corto plazo son normales y pueden ayudarnos a cambiar de manera positiva, pero el estrés crónico causa un enorme deterioro en nuestra calidad de vida a nivel físico, reduciendo nuestra inmunidad y aumentando la inflamación. Afecta la salud mental, las relaciones y la productividad. Por eso, aprender cómo maneharlo es esencial para una buena salud física, clave en este momento.

En lugar de detenerte en el nerviosismo, concéntrate en las cosas que puedes controlar. A continuación algunos consejos para lograrlo

  1. Una rutina matutina puede ayudarte a sentirte más productivo y positivo. Levántate a la misma hora todos los días, haz ejercicio, medita, escribe un diario, ordena tu casa o toma un desayuno saludable.
  2. El distanciamiento social es esencial para frenar la propagación del virus, pero puedes contactar familiares y amigos regularmente a través de diversas tecnologías.
  3. Considera ayudar a otros: recoge alimentos para un vecino y déjalos en su puerta, dona a una organización benéfica o compra tarjetas de regalo de tu restaurante favorito. Al quitar el foco de ti mismo, puedes experimentar menos estrés y una mayor sensación de bienestar.
  4. El ritual de cuidado personal es esencial. Puede incluir ejercicio, meditación, caminar al aire libre, leer, tomar un baño de aromaterapia, pintar, hacer jardinería, cocinar una comida saludable o disfrutar de tu pasatiempo favorito. Elije una cosa y hazlo a la misma hora todos los días.
  5. Limita el consumo de noticias y medios. Las noticias negativas pueden activar nuestro estado de lucha o huida.
  6. Reduce el efecto dominó del pánico en las redes sociales. Publica mensajes positivos en línea y ten en cuenta tus acciones y comentarios.
  7. La meditación puede ayudar a restaurar tu sentido de control, concentrándote en tu respiración o en una palabra o frase positiva. Activa tu sistema nervioso parasimpático y es un antídoto contra el miedo.
  8. Cuando tenemos miedo, puede ser tentador repetir mensajes negativos, pero animar activamente a familiares y amigos es realmente importante.
  9. Recordemos que esto pasará. Debemos enfocarnos en lo que podemos controlar y hacer cosas que son buenas para nuestra salud y los que nos rodean.

La autora de este escrito es coach de potencial humano, desarrollo, liderazgo y asertividad