Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Antes de aplicarse un aceite esencial en la piel, hay que diluirlo en un aceite base. (Unsplash)
Antes de aplicarse un aceite esencial en la piel, hay que diluirlo en un aceite base. (Unsplash)

Los aceites esenciales y la aromaterapia pueden ser una herramienta vital en momentos de tensión o de riesgos para la salud, como el que se vive hoy con la pandemia del COVID-19, afirma la consultora de aromaterapia y profesora de Puerto Rico Massage & Bodywork Institute, Amanda R. Alvarado Socorro.

Un aceite esencial es un líquido aromático volátil que se encuentra en muchos matorrales (hojas), flores, árboles, raíces, arbustos y semillas, y, generalmente, se extrae a través de la destilación al vapor, hidrodestilación o la extracción a presión en frío. Son sustancias sumamente complejas que pueden tener cientos de componentes y sus aromas entran en las siguientes familias: cítricos, florales, herbáceos, alcanforados, resinosos, amaderados, picantes y terrosos”, define la aromaterapeuta.

Agrega que si bien todavía hay mucho que entender sobre los aceites esenciales y cómo funciona la aromaterapia, una combinación de esencias aromáticas cuyos componentes tengan propiedades antibacterianas, antisépticas, antifungales y antivirales, entre otras, puede mejorar la calidad de cada aspecto de tu vida.

Para sacar un mejor provecho de los aceites esenciales, a continuación, Alvarado Socorro comparte 10 recomendaciones prácticas.

1. Mantén las botellas bien cerradas y guárdalas en un lugar fresco y lejos de la luz. Si se almacenan adecuadamente, los aceites esenciales mantendrán su potencia durante muchos años.

2.  Evita utilizar aceites camforosos (eucalipto, menta, romero) si estás bajo tratamiento homeopático. Evita el uso prolongado del mismo aceite.

4. Trata los aceites esenciales como lo harías con cualquier otro producto para uso terapéutico. Mantenlos fuera del alcance de los niños.

5. La angélica, la bergamota, la toronja, el limón, la naranja, la mandarina y otros aceites cítricos son fotosensibles, lo cual pueden causar erupción y pigmentación oscura en la piel luego de exponerse al sol. Si los utilizas tópicamente, evita la luz solar por al menos 12 horas, aunque de 24 a 48 horas sería lo ideal. Mantenlos lejos de la zona de los ojos y no los apliques directamente en los oídos.

6. Las mujeres embarazadas o que sospechan estarlo, los epilépticos y aquellos con presión arterial alta u otras condiciones de salud deben consultar a un profesional del cuidado de la salud antes de iniciar cualquier programa terapéutico.

7. Los aceites esenciales son seguros de usar, pero usa el sentido común. Nunca uses un aceite del cual no sabes nada. Sigue las instrucciones e indicaciones, y dilúyelo con aceite base (graso) hasta que te familiarices con los aceites que estés usando. Las plantas de los pies son lugares seguros para aplicar por vía tópica.

8. La inhalación directa de un aceite esencial puede ser un método de aplicación profunda e intensa, en particular para la congestión respiratoria y la enfermedad. Sin embargo, no debe utilizarse más de 10 o 15 veces durante el día sin consultar con un profesional de la salud. La inhalación de aceites esenciales NO se recomienda para personas con asma.

9. Antes de ingerir aceites esenciales GRAS (generalmente considerados como seguros) internamente, prueba tu reacción, diluyéndolo en 1 cucharadita de un líquido soluble en aceite como agave azul, aceite de coco o miel.

10. Si un aceite esencial te cae en los ojos, échate una gota de algún aceite base como coco, semilla de uva, almendra y espera a que este lo absorba. Limpia el exceso de aceite con una toallita. Después, puedes enjuagar con agua si la molestia persiste. Con la irritación dermal (piel) haz lo mismo: pon unas gotas de aceite base en la parte afectada y espera a que el aceite base absorba el aceite esencial. Si ingieres accidentalmente una cantidad excesiva de aceite esencial, toma de 1/2 a 1 taza de aceite base. Las pastillas de carbón activado absorben gran cantidad del aceite o de toxinas que estén presentes en el tracto digestivo. Para reacciones alérgicas impredecibles, ten a la mano Diphenhydramine (Benadryl).