Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Cuando una persona sufre de ansiedad, esta le puede causar un disturbio del sueño, enviando alarmas que pueden ser intensas, frecuentes y continuas. (Shutterstock)
Cuando una persona sufre de ansiedad, esta le puede causar un disturbio del sueño, enviando alarmas que pueden ser intensas, frecuentes y continuas. (Shutterstock)

No cabe duda de que la vida nos ha cambiado desde que el nuevo coronavirus COVID-19 se ha esparcido por el mundo. Ha obligado a que la gente permanezca en sus casas durante todo el día, lo que ha alterado los patrones de sueño. La mayoría de las personas han reportado sentir ansiedad, estrés y miedo ante la incertidumbre provocada por esta pandemia.

“Estos sentimientos afectan nuestro funcionamiento físico y mental, provocando problemas de sueño. La ansiedad es una respuesta necesaria al estrés que se manifiesta en respuesta a alguna amenaza inmediata. Cuando una persona sufre de ansiedad, esta le puede causar un disturbio del sueño, enviando alarmas que pueden ser intensas, frecuentes y en ocasiones continuas, provocando dificultades en los ciclos de alerta y sueño”, explica la neuróloga y neurofisióloga clínica Briseida E. Feliciano-Astacio.

Hay preocupaciones constantes, entre ellas: pensar si te vas a infectar o no, si algún ser querido se va a enfermar, obsesionarse con los síntomas relacionados al virus aunque estés saludable, la situación financiera, si podrás pagar la renta o si habrá trabajo. Todas estas pueden mantenerte despierto pensando o, incluso,  mostrar otros disturbios relacionados a la ansiedad como lo son las pesadillas, la dificultad en quedarte dormido o simplemente no dormir.

La especialista, quien además pertenece a la American Academy of Neurology, enfatiza que el sueño es necesario para mantener un sistema inmune fuerte. “Si no duermes bien, eso debilita tu sistema inmune y te hace más susceptible al virus. Además, también afecta cuán rápido te recuperas si te enfermas”, indica.

Si las preocupaciones por el coronavirus te mantienen despierto por la noche, Feliciano-Astacio ofrece algunos consejos para aliviar el insomnio:

1. Acuéstate temprano. Aunque la gente piense que dormir más es la meta, tratar de mantener nuestro reloj en tiempo y regularlo es realmente importante relajarse y ordenarte ir a dormir. Evita las cenas pesadas, el uso de celulares al acostarte,  mantén la temperatura adecuada en el cuarto y lee algún libro o medita.

2. Evita quedarte durmiendo hasta tarde en la mañana. Si bien puede ser tentador para las personas a las que se les ha dicho que "se refugien en su casa", quedarse en cama más tiempo de lo habitual no es propicio para un ciclo saludable de sueño-vigilia.

3. Al mismo tiempo, trata de no cogerle miedo a la cama. Si alguien está ansioso por comenzar a dormir, la crisis de salud puede llevarte al límite, donde te vuelves especialmente ansioso por dormir lo suficiente. Se recomienda aprender a pensar como una persona que no tiene problemas para dormir. La cama no es tu enemigo.

4. Mantén una rutina constante de sueño-vigilia. Se ha demostrado que mantener un horario regular para acostarse y despertarse ayuda a estabilizar los patrones de sueño, una necesidad para evitar la ansiedad.

5. No uses alcohol para conciliar el sueño. Esta es una estrategia de automedicación que puede parecer una buena idea, pero que puede tener consecuencias negativas a largo plazo, como la fragmentación del sueño, los despertares matutinos y las deficiencias diurnas.

6. Saca el trabajo de la habitación. Ahora que las personas están trabajando en casa, es importante mantener una rutina. Configura una estación de trabajo separada en tu hogar y mantén el trabajo y el sueño separados.

7. Mantente físicamente activo. Cuando estás atrapado en casa, puede ser un desafío hacer ejercicios. Puedes usar videos de ejercicios en línea. Levanta las latas de sopa o haz una caminata diaria en un espacio limitado.

8. Planifica tu día. Trata de mantener las cosas como estaban antes de la amenaza de COVID-19. Es decir, "actuar como si nada estuviera pasando".  Vístete, conéctate con amigos, familia y vecinos por texto, Facebook, WhatsApp o por ZOOM.

9. No hagas de tu trastorno del sueño un drama. Hay suficiente catástrofe fuera de tu cabeza. Por supuesto, las preocupaciones sobre el costo de salud de un insomnio crónico u otro trastorno del sueño es natural, pero no ayuda entrar en pánico durante un par de noches de sueño perdido.

10. Limita el consumo desmedido de noticias en torno al tema, especialmente justo antes de acostarte.

Es muy importante estar suficientemente descansado para enfrentar la crisis de salud que se desarrolla. Si todavía tienes problemas para dormir en un mes, la neuróloga señala que es posible que debas buscar ayuda.

“El 20 marzo de 2020 la gobernadora Wanda Vázquez Garced firmó la Resolución Conjunta del Senado Número 491 que flexibiliza los requisitos para que los médicos practiquen telemedicina en Puerto Rico durante la crisis de COVID-19. Muchos médicos y terapeutas están preparados para atender pacientes de forma remota, por lo que incluso, si todavía estamos en medio de una crisis, aún pueden obtener ayuda”, exhorta.